Hoy en Revista Dosis

Las medidas restrictivas del invierno pasado derivaron en una menor tasa de circulación de virus que provocan resfríos o gripe y, de esta manera, causaron una caída en las ventas de los productos farmacéuticos para controlar estas enfermedades. Sin embargo, desde el ministerio de salud se proyecta un 2022 diferente y se estima que vuelvan a liderar las ventas en las farmacias.

 

“El año pasado la vigilancia de laboratorio evidenció que el SARS-CoV-2 desplazó la circulación de los otros virus respiratorios y casi no circuló el virus de la gripe, pero este año creemos que sí lo hará”, advirtió Carla Vizzotti, Ministra de Salud de la Nación.

 

La gripe es una enfermedad infecciosa viral aguda, que afecta las vías respiratorias y los síntomas que describe quien se acerca al mostrador de la farmacia son: fiebre, congestión nasal, dolor de garganta, tos, dolor de cabeza, decaimiento y sensación de malestar general. Dado que se trata de una enfermedad causada por el virus de la Influenza, no existe un tratamiento específico, sin embargo, existen medicamentos que ayudan a atravesar el proceso de la mejor manera.

 

Frente a este panorama, Daniel Herraiz, Director de Ventas de Laboratorios Bernabó nos detalla los incrementos en la demanda de QURA PLUS, el producto del laboratorio que lidera el segmento y está indicado para el tratamiento sintomático de los estados gripales que cursen con fiebre, dolor muscular, congestión nasal y tos. “La marca Qura Plus sostuvo su liderazgo aún en momentos en los cuales la alta circulación del virus SARS-CoV-2 y las cuarentenas estrictas impidieron la circulación del virus de la gripe. El mercado se vio afectado, pero Qura Plus siguió siendo el número uno en el segmento. Este año, en esta nueva temporada invernal, se está atravesando una importante recuperación. Las marcas líderes seguirán sosteniendo sus posiciones en el mercado, mientras se experimenta un alto crecimiento de la rotación en las farmacias.”

Además, agrega: “Frente a la molestia que ocasiona la gripe, QURA PLUS es elegido por la velocidad en la que comienza a aliviar los síntomas. Su eficaz formulación hace que las manifestaciones de la gripe sean superadas mientras ayuda a continuar con una actividad normal.”

Además de Qura Plus, Laboratorios Bernabó cuenta con más opciones para combatir infecciones respiratorias que cursan con tos, como Qura Tos (un jarabe que contiene Hedera Helix) y Qura Muk (N-acetilcisteína), mucolítico que alivia y fluidifica las secreciones mucosas que acompañan a las infecciones de las vías respiratorias agudas o crónicas.

 

 

 

 

Se aprobó la comercialización en la Argentina, y ya está disponible, una insulina de acción rápida para el control de la glucemia luego de las comidas. La nueva formulación de insulina aspártica demostró llegar antes a la sangre y actuar más tempranamente que las demás insulinas prandiales actuales, lo que contribuye al control de la glucosa en sangre luego de la ingesta de alimentos, conocida como glucemia post prandial; el control de la glucemia es uno de los principales objetivos en el tratamiento de la diabetes.

"Este año se cumple un siglo del desarrollo de la primera insulina, un paso trascendental que permitió con el tiempo cronificar una enfermedad que hasta ese entonces era inevitablemente mortal. Logrando un buen control, hoy se puede vivir con diabetes y tener la misma expectativa de vida que la de una persona sin diabetes. De todos modos, sigue siendo valioso que lleguen más y mejores alternativas que optimicen el tratamiento. En ese marco, esta nueva insulina más rápida es un aporte significativo para contar con más flexibilidad a la hora de la aplicación de insulina prandial y para un mejor control de la glucemia post prandial", sostuvo el Dr. León Litwak, médico endocrinólogo especializado en diabetes, ex presidente de la Sociedad Argentina de Diabetes (SAD).

La nueva insulina aspártica rápida presenta un perfil farmacológico que se aproxima a la respuesta fisiológica de la insulina natural, que produce el organismo de una persona sin diabetes tras la ingesta de una comida, lo que la posiciona como una herramienta que puede ayudar a mejorar los niveles de glucosa post prandial y el control glucémico general, en personas a partir del año de vida, tanto con diabetes tipo 1 como tipo 2 o diabetes durante el embarazo.

"Pasamos más del 60% del tiempo en modo de glucemia post prandial, por lo cual tener bajo control los niveles de azúcar en sangre tras la ingesta de alimentos es clave para contribuir a prevenir o demorar el desarrollo de las complicaciones asociadas a la diabetes", expresó el Dr. León Litwak.

"Por su rápida acción, mejora el control de la glucemia post ingesta, teniendo un impacto directo en ese período, que -por sus características particulares- es el que mayor desafío representa en el tratamiento de nuestros pacientes. Esta nueva herramienta propone una franca repercusión en la reducción de la elevación de la glucosa en sangre (hiperglucemia) en dicho período sumado a no incrementar riesgo de descenso en la glucemia (hipoglucemia), ofreciendo entonces un beneficio dual: eficacia en el control de la hiperglucemia y seguridad en el riesgo de desarrollar hipoglucemia", afirmó el Dr. Adrián Proietti, médico endocrinólogo, director del curso de postgrado Endocardio de la Universidad Fasta de Mar del Plata.

El abordaje de la diabetes en personas que requieren la administración de insulina, que son la totalidad de los casos de diabetes 1 y una porción de los que presentan diabetes tipo 2, incluye la administración de una insulina basal o lenta, generalmente una vez al día, más la indicación de insulina rápida al momento de las comidas, para evitar que quede circulando una cantidad significativa de azúcar en la sangre por un tiempo prolongado.

La nueva formulación de insulina aspártica es una versión mejorada de su antecesora porque incorpora 2 nuevos excipientes: la vitamina B3 (nicotinamida), que incrementa la velocidad de absorción y hace que la insulina sea más rápida, lo que facilita el efecto hipoglucemiante más temprano, y el aminoácido L-arginina, que estabiliza la formulación.

Como beneficios de la utilización de la nueva insulina para las personas con diabetes, se destacan una mayor flexibilidad en el horario de administración, mejor control de la glucemia post prandial, menor riesgo de hipoglucemias tardías o nocturnas y la facilidad de un dispositivo amigable de aplicación, que consiste en una lapicera prellenada.

La eficacia y el perfil de seguridad de la nueva insulina fue demostrada en el Programa de estudios clínicos en fase IIIa denominado 'Onset' sobre más de 2.100 personas con diabetes tipo 1 o 2, a los que luego se les incorporó una segunda tanda de cuatro estudios en fase IIIb.

Estas investigaciones mostraron que la nueva insulina aspártica rápida obtuvo un mejor control glucémico que la insulina rápida de referencia, tanto en diabetes 1 como en 2, con una reducción consistente en el nivel de glucosa en sangre después de las comidas, sin diferencias significativas en la tasa de hipoglucemias graves o confirmadas.

"Los resultados de los estudios que conforman el Programa Onset demuestran que estamos frente a una nueva alternativa muy eficaz en el control de la glucemia post prandial, segmento en el que ha habido muy pocos avances en los últimos años", subrayó el Dr. Litwak, quien también es miembro del Servicio de Endocrinología, Metabolismo y Medicina Nuclear del Hospital Italiano de Buenos Aires.

"La nueva insulina evidenció un paso más en la búsqueda de un mayor acercamiento a la insulinización con patrón fisiológico natural y representa una contribución innovadora a una necesidad no del todo resuelta en el tratamiento de esta enfermedad", destacó el Dr. Proietti.

La obesidad, el hígado graso, las hepatitis virales y el alcoholismo, entre otros factores, son los principales responsables de enfermedad hepática avanzada y, en consecuencia, de más de 750 mil casos de cáncer hepático por año en el mundo, , siendo la forma avanzada la principal forma de presentación. En Argentina, la cifra supera los 2.300 al año, lo que se traduce en cerca de 6 nuevos diagnósticos cada día. Además, preocupa a nivel mundial la estimación de que la cantidad de casos por año se incrementará un 75% para el año 20302.

"Esta es una enfermedad que tiende a diagnosticarse recién en estadios avanzados porque no suele dar síntomas y su tratamiento representa un desafío dado que, a diferencia de lo que sucede con otros tumores, contábamos con limitadas opciones de tratamiento, sobre todo para las etapas avanzadas", sostuvo el Dr. Gabriel Aballay Soteras (MN N° 104.995), hepatólogo, médico de planta de la Unidad de Trasplante Hepático del Hospital 'Cosme Argerich' y Sub-jefe Unidad de trasplante hepático del Instituto de Trasplante y Alta Complejidad.

La novedad es que acaba de aprobarse en nuestro país el uso combinado de una inmunoterapia, el atezolizumab, con un anticuerpo monoclonal, el bevacizumab, dos medicaciones que ya estaban autorizadas aquí para otros tipos de cáncer, pero que hoy representa la primera indicación para el hepatocarcinoma avanzado.

El atezolizumab es una inmunoterapia, un tipo de tratamiento que ayuda al sistema inmunológico del organismo a combatir el cáncer , y el bevacizumab es un anticuerpo monoclonal con función antiangiogénica, es decir, que ayuda a prevenir la formación de vasos sanguíneos nuevos que los tumores necesitan para crecer . Ambas medicaciones demostraron que, indicadas juntas, obtienen mejores resultados para tratar el hepatocarcinoma celular en estadio avanzado que todo lo disponible hasta el momento.

"El hepatocarcinoma celular es el subtipo de cáncer hepático más frecuente, dado que representa alrededor del 90% del total de casos. Con frecuencia, este cáncer no genera síntomas hasta etapas avanzadas, aunque hay quienes podrían experimentar dolor o sensibilidad abdominal, sangrados o hematomas, aumento de volumen abdominal, incremento o pérdida de peso sin explicación e ictericia (piel amarillenta)", sostuvo la Dr. Aballay Soteras.

El Dr. Ezequiel Mauro (MN N° 29.769), director del Programa Nacional de Hepatitis Virales del Ministerio de Salud de la Nación, puntualizó que "en buena medida el cáncer de hígado es prevenible, completando la vacunación para el virus de la hepatitis B, llevando un estilo de vida saludable y realizándose, al menos una vez en la vida, el test de las hepatitis B y C".

Por otro lado, poniendo el acento en la detección temprana, el Dr. Mauro explicó que "las personas con enfermedad hepática crónica presentan un riesgo elevado de desarrollar cáncer de hígado, lo que enmarca la necesidad de solicitar a su médico clínico, hepatólogo o gastroenterólogo realizar un seguimiento semestral estricto del estado de su órgano a través de ecografías y análisis clínicos".

"Es muy importante la relación médico-paciente para el seguimiento y control de las enfermedades que afectan a este órgano, de tal manera de lograr prevenir el desarrollo de cáncer y la necesidad de trasplante. Hoy se puede evitar llegar a esas instancias avanzadas tomando a tiempo las medidas necesarias, pero la persona debe lograr un diálogo fluido con su médico, cumplir con sus indicaciones y con el tratamiento que se le indique y realizarse controles periódicos para ir midiendo su evolución", remarcó Valeria Mercado, Directora Ejecutiva de la Fundación Sayani, organización referente de las personas con enfermedades hepáticas en Jujuy y el país, a nivel internacional, miembros activos de asociaciones (GLI, LPI) e investigaciones sobre patologías hepáticas (Proyecto Europeo ESCALON), principalmente hepatocarcinoma.

Beneficios superiores a todo lo conocido

A pesar de ser una enfermedad muy frecuente, para el cáncer de hígado existían limitadas alternativas de tratamiento, sobre todo para los estadios avanzados. Hasta esta aprobación reciente, las opciones para las distintas etapas eran cirugía, ablación por radiofrecuencia, trasplante hepático, quimioembolización transarterial (introducción de un catéter para restringir el suministro de sangre al tumor) y quimioterapia .

La aprobación de esta indicación del uso combinado de ambas medicaciones está respaldada por la evidencia arrojada por el estudio IMbrave150, que incluyó a 501 pacientes con carcinoma hepatocelular avanzado que ya no era operable y que no habían sido tratados antes con terapia sistémica. Un grupo recibió atezolizumab + bevacizumab y el otro, la terapia estándar para esta etapa de la enfermedad, sorafenib. Participaron 111 centros en 17 países5.

El tratamiento combinado se asoció con una sobrevida global y sobrevida libre de progresión significativamente superiores. El 84,8% de quienes recibieron atezolizumab + bevacizumab estaba vivo a los 6 meses del tratamiento y, al año, un 23% más de pacientes seguía con vida entre quienes recibieron la combinación que en el grupo sorafenib (67,2% versus 54,6%). Además, la mediana de tiempo en que la enfermedad progresó fue un 58% mayor en el grupo atezolizumab + bevacizumab (6,8 contra 4,3 meses). De hecho, a los 6 meses, en el 54,5% del primer grupo se encontraba libre de progresión, es decir, la enfermedad no había avanzado5.

"Uno querría poder cronificar la enfermedad y hablar de muchos años de sobrevida, lo que confiamos que en algún momento se logrará, pero no debemos perder de vista que estamos hablando de una enfermedad grave, difícil de tratar y en estadio avanzado o metastásico, por lo que los resultados que se vieron con estas medicaciones representan un avance sumamente significativo y abren un nuevo horizonte terapéutico", reconoció el Dr. Aballay Soteras.

Además, según lo reportado por los pacientes del estudio, la combinación de la inmunoterapia y el anticuerpo monoclonal también retrasó más tiempo el deterioro de su calidad de vida y de su funcionamiento físico y social, en comparación con la otra medicación5.

Sobre este punto, el Dr. Mauro remarcó que "este aspecto es clave porque no es sólo cuestión del beneficio en la supervivencia, sino de considerar la calidad de ese tiempo ganado, algo sumamente valorado por los pacientes y por su entorno, y que es uno de los puntos más importantes a considerar en la selección de los tratamientos de esta entidad".

"Los pacientes siempre estamos atentos a cada avance que se desarrolla en el mundo y que llega luego a nuestro país. A lo largo de los años, hemos conocido y asistido a muchas personas que desarrollaron hepatocarcinoma tras décadas de tener hepatitis virales, hígado graso o cirrosis, todas silenciosas. Sabemos lo que es atravesar esta enfermedad, por eso consideramos que es una muy buena noticia que lleguen nuevas maneras de tratarla y que los resultados que se obtienen sean cada vez mejores", agregó Rubén Cantelmi, curado de hepatitis C y presidente de la asociación civil Buena Vida.

En la misma línea, María Eugenia de Feo, Presidente de la Fundación HCV Sin Fronteras, remarcó que existía una necesidad de más y mejores tratamientos para esta enfermedad, pero enfatizó "la necesidad de redoblar los esfuerzos para trabajar en la prevención de las enfermedades (como a través de la vacuna contra el virus de la hepatitis B) que condicionan el desarrollo de este tipo de cáncer y en su detección y abordaje tempranos, para hacer todo lo posible por no tener que llegar a esta instancia avanzada".

La vagina es un órgano elástico y móvil que se nutre de vasos sanguíneos. Con el paso de los años dicha elasticidad se va perdiendo, especialmente durante la menopausia, generando molestias.

¿Cuáles son los signos o síntomas de una vagina no saludable?

  • Un cambio en el color, el olor o la cantidad de secreción vaginal.
  • Enrojecimiento o picazón.
  • Sangrado vaginal entre los períodos, después de las relaciones sexuales o después de la menopausia.
  • Una protuberancia o un bulto en la vagina.
  • Dolor durante las relaciones sexuales.

Dichos síntomas pueden ser causantes de la sequedad vaginal, que es la consecuencia de una disminución en la cantidad de fluidos producidos en la vagina. La importancia de protegerse contra la sequedad vaginal, además del malestar ya mencionado, se debe a que puede provocar la aparición de infecciones urinarias de repetición, disfunciones sexuales secundarias e importantes repercusiones en la calidad de vida de las mujeres.

Laboratorios Craveri creó la fórmula Femigel una opción no hormonal de última generación para el tratamiento y prevención de la sequedad vaginal. Es un hidratante y lubricante que penetra la mucosa vaginal y corrige la sequedad vaginal.

Desde la farmacia se podrá brindar los siguientes consejos:

  • Hacer los controles periódicos ginecológicos
  • Vacunarse, las vacunas pueden proteger del HPV, el virus asociado con el cáncer de cuello uterino, así como de la hepatitis B, una infección hepática grave que puede transmitirse por contacto sexual.
  • Hacer los ejercicios de Kegel, ya que pueden ayudar a tonificar los músculos del piso pélvico si sufrís prolapso, pérdida de orina o debilidad del piso pélvico.
  • Ser sexualmente responsable. Usar preservativos.

Pero lo más importante: acabar con los tabúes y que la vergüenza no impida hablar con el médico acerca de cualquier inquietud que se pueda tener. La sequedad vaginal es un problema común que afecta a muchas mujeres, en diferentes etapas de la vida.

¿Cuáles son las causas de la sequedad vaginal?

Aunque se suele asociar a la menopausia por la falta de estrógenos, puede producirse en cualquier etapa de la vida y bajo diferentes circunstancias, como pueden ser:

  • Insuficiencia de la cantidad de estrógenos: es la causa orgánica más habitual. Durante la menstruación la capacidad de lubricación se reduce bastante, al igual que durante el embarazo, después del parto o en el periodo de lactancia. También, con la menopausia disminuyen los niveles de estrógenos, motivo por el cual un alto porcentaje de mujeres manifiestan una pérdida de la humedad vaginal.
  • Vaginitis: es la inflamación de los tejidos vaginales y uno de sus síntomas es la sequedad. Es bastante frecuente en mujeres en edad fértil.
  • Diabetes: puede producir una disminución de las secreciones vaginales.
  • Estrés: provoca un aumento en la liberación de cortisol en la sangre, que produce, a su vez, un desequilibrio a las otras hormonas repercutiendo en el flujo vaginal.
  • Tabaco, alcohol u otras sustancias: interfieren en las funciones estrogénicas y por lo tanto puede disminuir la lubricación vaginal.
  • Determinados medicamentos hormonales: como los anticonceptivos o los fármacos utilizados para el cáncer de mama, de ovario o de útero, pueden producir sequedad vaginal. También los antidepresivos tricíclicos, algunos antiulcerosos o determinados antihipertensivos y los antihistamínicos (utilizados en el tratamiento de las alergias).

¿Cómo proteger el cuerpo ante la sequedad vaginal?

Es elemental para cuidar la vagina y vulva, la higiene intima, la hidratación oral -con agua- y la hidratación y lubricación vaginal.

La fórmula de FEMIGEL está compuesta de ácido hialurónico, el cual posee el óptimo peso molecular y en la mayor concentración para producir hidratación inmediata. Otro componente es el beta-glucano, un polisacárido con propiedades hidratantes y humectantes que por su efecto prebiótico, previene infecciones. El trehalosa es el tercer componente, un disacárido estabilizador y protector de las membranas celulares que repara y mantiene la humedad y la estructura celular natural. El cuarto componente es el ácido láctico que reconstituyente de la microbiota vaginal. Y por último, el extracto de caléndula, conocido por sus propiedades calmantes.

Laboratorios Craveri, ambientalmente consciente, creó Femigel para ser apto veganos, cruelty free -no testeado en animales- sin dejar de estar testeado dermatológicamente, y con plástico reciclable. Además, es apto para celíacos, no contiene hormonas, perfume, parabenos ni colorantes. No mancha, es incoloro e inodoro y es compatible con el uso de profilácticos y juguetes sexuales. Además puede ser utilizado por ambos miembros de la pareja antes o durante la relación sexual.

Su aplicación regular reduce el ardor, dolor y prurito producido por la sequedad vaginal, protege la vulva y previene de microlesiones, favorece la cicatrización y mantiene la estructura natural de los tejidos y reconstituye la microbiota vaginal. 

 

El informe detalla las variadas formas en que los farmacéuticos pueden contribuir a mejorar la cobertura de vacunación, como la cadena de suministro y la gestión de existencias, el almacenamiento, el mantenimiento de registros, la facilitación de turnos y la administración de vacunas, pero también hace hincapié en su importante función educativa y de asesoramiento. “La promoción de la vacunación debe formar parte de la práctica diaria de los farmacéuticos comunitarios. Los farmacéuticos deben estar equipados con la capacitación y las herramientas adecuadas para comunicarse de manera efectiva y proporcionar recomendaciones basadas en evidencia a las poblaciones con el fin de apoyar la adopción de la vacuna”, señala Gonçalo Sousa Pinto, editor del manual y responsable del área de Desarrollo Profesional y Transformación de la Práctica de la Federación Farmacéutica Internacional.

 

El reporte brinda orientación sobre la implementación de una variedad de servicios de vacunación farmacéutica, pautas de seguridad y respuestas a preguntas frecuentes sobre vacunas.

 

“No todas las funciones descritas en el manual están actualmente abiertas a los farmacéuticos en todos los países; por ejemplo, el acceso de los farmacéuticos a los registros de vacunación todavía no es una práctica generalizada en todo el mundo, pero con este manual, la FIP tiene como objetivo apoyar la expansión y el desarrollo de las funciones de los farmacéuticos con el fin de aumentar la cobertura de vacunación en todo el mundo”, afirma el Sr. Sousa Pinto.

Este informe, que también relevó datos sobre el servicio en la Argentina, se suma a una variedad de recursos desarrollados por la FIP para transformar la vacunación a través de la farmacia y contribuir a la Agenda de Inmunización 2030 de la Organización Mundial de la Salud y el Plan de Acción Mundial sobre Vacunas 2011-2020. Incluye una colección de evidencia y pautas para el desarrollo de servicios de vacunación, un informe sobre las funciones de farmacia en vacunación, y una herramienta de autoevaluación regulatoria para promover los servicios de farmacia en esta área.

Datos

La vacunación basada en farmacias está disponible actualmente en al menos 36 países, 16 más que lo informado en un estudio anterior realizado en 2016.

Cerca de 18 mil millones de personas pueden acceder a servicios de inmunización en farmacias comunitarias alrededor del mundo –casi el doble que en estudio anterior-.

La administración de vacunas por farmacéuticos está autorizada en 26 países, en comparación con 13 que estaban autorizados en 2016. Sin embargo, 66 países en el relevamiento (dos tercios del total) no tienen vacunación basada en farmacias, por lo que queda un largo camino por recorrer.

16 de esos 66 países están proponiendo o desarrollando políticas de vacunación basada en farmacias. La mayoría estima que el cambio debería concretarse en 1 a 5 años. Si esos cambios se concretan, el número de países con vacunación basada en farmacias aumentaría a 52 en los próximos años.

En 50 países aún no hay indicios de que pueda haber vacunación basada en farmacias a futuro.

Las farmacias participan de la administración de 36 tipos diferentes de vacunas en el mundo, la más común, la de la influenza (94% de los encuestados), Hepatitis B 61%) y tétanos (58%).

Los farmacéuticos no tienen acceso a los registros de vacunación en la mayoría de los territorios (67% de los encuestados), lo que es lamentable.

Los servicios de vacunación son pagados por los usuarios en la mayoría de los países. Diez encuestados respondieron que el servicio es retribuido por el sistema de salud pública y cinco por sistemas de salud privados. En seis casos el servicio es provisto en forma gratuita al paciente o al sistema de salud (el costo es asumido por la farmacia).

Los mecanismos de retribución están ligados a políticas y estrategias para promover la equidad en el acceso a vacunas y para alcanzar altos porcentajes de cobertura de vacunación.

La retribución por los servicios de inmunización fue percibida como muy importante por el 78,4% de los encuestados.

Limitaciones al desarrollo del rol de los farmacéuticos en vacunación

La aceptación limitada y falta de apoyo al rol de los farmacéuticos como vacunadores por parte de gobiernos y otras profesiones de la salud es percibida como la barrera más importante.

La falta de apoyo para el financiamiento por parte de los sistemas de salud es una limitación importante. El apoyo financiero es un componente significativo de la sustentabilidad del servicio.

Se percibieron importantes diferencias entre países en cuanto a las barreras al servicio de vacunación en farmacias. Por ejemplo, algunos encuestados reportaron falta de demanda o de aceptación por parte de los pacientes. Pero mientras esto fue reportado por 18 países que no tienen el servicio de vacunación en farmacias (30%), solo 1 informó esta barrera en los países que sí tienen el servicio. Esto sugiere que una vez implementado el servicio, los pacientes reconocen su valor y lo buscan activamente.

Lo mismo sucede con las limitaciones relacionadas a la falta de confianza por parte de los farmacéuticos (43% en países sin el servicio vs. 19% en aquellos con el servicio). Las limitaciones parecen superarse una vez que se establece regulación y se implementa el servicio.

 

Fuente: COFA

Se aprobó en Argentina la indicación de un medicamento biológico, el dupilumab, para el tratamiento de la dermatitis atópica severa en adolescentes de entre 12 y 17 años. Este ya se encontraba aprobado para su uso en adultos desde 2019. La dermatitis atópica es una enfermedad inflamatoria, crónica y recurrente de la piel, que se caracteriza por brotes frecuentes, picazón intensa, irritación, dolor enrojecimiento, costras e infecciones. Suele comenzar en edades tempranas (aunque puede desencadenarse directamente en la adultez) y se calcula que afecta a entre el 15-30% de los niños. Si bien muchos casos mejoran y se curan pasada la adolescencia, otras veces se perpetúa en la vida adulta; algunos estudios sugieren que afecta a entre el 2 y el 10% de los adultos.

"Es una muy buena noticia que contemos con más y mejores tratamientos para los cuadros graves en adolescentes, porque para ese grupo había opciones limitadas y necesidades ciertamente insatisfechas", manifestó la Dra. Carla Castro, médica dermatóloga, Coordinadora de la Unidad de Dermatitis Atópica del Servicio de Dermatología del Hospital Universitario Austral.

El tratamiento de esta enfermedad, que por su gravedad puede ser leve, moderada o severa, requiere un enfoque integral y debe partir desde el primer escalón, que es la educación para el cuidado diario de la piel, con humectación constante y evitando la exposición a irritantes como determinadas telas, perfumes y cambios en la temperatura del ambiente, entre otros.

Los primeros tratamientos son cremas y emolientes, luego corticoides tópicos, fototerapia y, si el paciente no responde o no son adecuados, se consideran los tratamientos sistémicos, entre los cuales se encuentran los biológicos como el dupilumab.

El grado de severidad de la dermatitis atópica se determina a partir de diferentes clasificaciones internacionales validadas para objetivar la severidad, que consideran el porcentaje de la superficie corporal afectada por lesiones y su ubicación (el impacto tiende a ser mayor cuando estas están ubicadas en manos, rostro y genitales, por ejemplo). Y también se tienen en cuenta aspectos más subjetivos como el grado de picazón y cuánto repercute en la calidad de vida, en términos de descanso nocturno y dificultad para realizar con normalidad actividades de todos los días.

"La evaluación del grado de severidad de la enfermedad y del nivel de control que se obtiene con los tratamientos se hace en el consultorio, pero hoy el médico no es la única palabra a la hora de tomar decisiones sobre si estamos en el esquema terapéutico y el camino correctos, sino que se tiene sumamente en cuenta cómo el paciente siente y evalúa su enfermedad", puntualizó el Dr. Claudio Parisi, Jefe de las secciones Alergia Adultos y Alergia Pediátrica del Hospital Italiano de Buenos Aires .

En un contexto de enfermedad crónica, que es la historia de la vida de muchos de los pacientes, el día a día puede ir tornándose complejo y originar alteraciones psicológicas, cuadros de aislamiento, ansiedad, angustia y depresión1. "Particularmente, los niños y adolescentes atraviesan una etapa de sus vidas en la que van dándose cambios en su cuerpo y pueden verse influenciados, como todos, por la percepción de los demás. En ocasiones, la propia piel es la carta de presentación ante el resto y esto puede generar mucha angustia y a veces los pacientes ven significativamente impactada su autoestima", explicó la Dra. Castro.

Respecto de los mecanismos que desencadenan esta enfermedad, el Dr. Parisi reconoció que en los últimos años, se profundizó mucho el grado de entendimiento sobre la dermatitis atópica: "hoy sabemos que coexisten defectos de la barrera de la piel, con un proceso inflamatorio conocido como 'de tipo 2', ocasionado por una sobreactivación del sistema inmunológico que produce descontroladamente una serie de proteínas (entre otras, las interleuquinas 4 y 13), cuyo impacto se manifiesta en la piel, pero también puede alterar la mucosa respiratoria, desencadenando asma, poliposis nasal o rinosinusitis, y la mucosa gástrica, generando alergias alimentarias. Con frecuencia, algunas de estas condiciones coexisten en el mismo paciente".

Tratamiento biológico en adolescentes

En un estudio clínico que incluyó 251 pacientes con dermatitis atópica moderada a severa, de entre 12 y 17 años, el uso de dupilumab demostró mejorar significativamente los indicadores o scores que se midieron, tales como la superficie corporal afectada y la intensidad de las lesiones, el nivel de picazón e impacto en el descanso nocturno. Más pacientes mejoraron rápido, en pocas semanas, en términos de picazón, por ejemplo, y más siguieron mejorando a lo largo del tiempo en relación con el grupo control. Además, menos pacientes necesitaron medicaciones de rescate (como corticosteroides tópicos o sistémicos o inmunosupresores sistémicos no esteroideos).

"A veces, existe cierto temor o reticencia de los padres a dar el salto a un tratamiento sistémico para sus hijos, aun en los casos en los que claramente los tópicos y emolientes no son suficientes. Sin embargo, los tratamientos biológicos modernos, como el dupilumab, presentan un perfil de seguridad muy amplio, con evidencia de ofrecer beneficios sostenidos en el tiempo, con estudios a 3 años. Igualmente, todo esto se habla en la consulta con el paciente y sus padres, para determinar juntos el mejor esquema de tratamiento para esa etapa de la enfermedad", agregó la Dra. Castro.

En la misma línea, el Dr. Parisi refirió que "los estudios a largo plazo describieron que este es un medicamento seguro y eficaz. Además, no tiene un efecto inmunosupresor, sino que es un inmunomodulador, por lo que no aumenta riesgo de infecciones e inclusive logra una disminución de las infecciones severas de la piel y del aparato respiratorio".

Otro mensaje importante, agregó el especialista, es que, "en este contexto de pandemia, los pacientes tratados con dupilumab no presentan riesgo incrementado de contraer enfermedad por COVID-19 o de desarrollar cuadros más complejos si se contagian".

Científicos en todo el mundo estudian desde hace un año y medio, desde el inicio de la pandemia por COVID-19, la mejor manera de prevenir el virus respiratorio SARS-CoV-2, causante de la enfermedad que ha provocado hasta ahora 183 millones de infecciones y casi 4 millones de muertos en el planeta.

 

En este tiempo se comprobó que la replicación del SARS-CoV-2 se dirige a las células ciliadas nasales en las primeras etapas de la infección por COVID-19. Los estudios epidemiológicos centrados en los mecanismos de infección viral pueden proporcionar información sobre el desarrollo de tratamientos preventivos eficaces. Así, el establecimiento de la inmunidad de la mucosa nasal contra el SARS-CoV-2 a través de una vacuna nasal podría ser la forma más eficaz de combatir la infección por COVID-19. Comprender cómo se produce la infección vírica puede proporcionar pistas importantes para que los investigadores desarrollen estrategias de prevención de la transmisión vírica y desarrollen agentes terapéuticos y vacunas eficaces.

 

El SARS-CoV-2, el agente causante de la COVID-19, entra en las células del huésped a través de la interacción entre la proteína de espiga del virus y el dominio de unión al receptor extracelular de la ACE2. La entrada del virus en las células se completa con varias proteasas, que permiten que las membranas viral y celular se fusionen. Aunque se sabe que el tracto respiratorio superior se ve comprometido en la fase inicial de la infección, aún no se han identificado los tipos exactos de células que el virus infecta en la fase más temprana.

Dirigidos por el director KOH Gou Young, los científicos del Centro de Investigación Vascular del Instituto de Ciencias Básicas de Corea del Sur han descubierto recientemente los procesos que intervienen en las fases más tempranas de la infección por Covid-19

El grupo lo ha conseguido combinando la tinción por inmunofluorescencia (IFS) y la secuenciación de ARN unicelular (scRNA-seq) de las moléculas que intervienen en el proceso de entrada del virus. De este modo, Koh y sus colegas identificaron la diana exacta del coronavirus a nivel celular comparando los resultados de los sujetos infectados con COVID-19 con los de los controles sanos.

Los investigadores buscaron primero la presencia de las moléculas predominantes relacionadas con la entrada del SARS-CoV-2, como lo son ACE2, TMPRSS2 y FURIN, en las superficies de varios tipos de células del epitelio nasal. Se descubrió que estas proteínas estaban presentes en grandes cantidades en las células ciliadas. Además, las caras apicales (superiores) de estas células mostraban niveles más altos de estas moléculas en comparación con la cara basal (inferior). A continuación, los investigadores estudiaron más a fondo estas células epiteliales nasales utilizando scRNA-seq y visualizaron las células en diferentes grupos utilizando UMAP. Se recogieron muestras de 4 pacientes el primer día de su diagnóstico de COVID-19, que se compararon con 2 muestras de donantes sanos. Se descubrió que la fracción de células multiciliares estaba muy reducida en las muestras de los pacientes infectados, mientras que había un aumento de las células secretoras y de las células diferenciadoras. Esto indicaba que las células multiciliares eran las primeras en ser atacadas y eliminadas por el virus, que luego son sustituidas por los últimos tipos de células.

El estudio también midió el nivel de transcripciones de ARNm del SARS-CoV-2 dentro de los distintos tipos de células. Entre todas las células epiteliales de los pacientes infectados por COVID-19, el 38% de las células fueron etiquetadas como células SARS-CoV-2hi. Hasta el 75% de los genes detectados en estas células eran de origen viral, en comparación con menos del 1% para otros grupos de células. Esto significa que estas células sirven como fábricas principales para la producción masiva de virus SARS-CoV-2. Aunque no fue posible identificar directamente estas células mediante RNA seq debido a que producen principalmente ARNm viral, los investigadores emplearon un análisis de pseudo trayectoria temporal para predecir sus trayectorias de diferenciación.

La trayectoria de diferenciación mostró que las células del SARS-CoV-2hi probablemente se originaron a partir de células ciliadas. Otros análisis de IFS en las muestras de los pacientes infectados determinaron de forma concluyente que hasta el 85% de las fábricas de SARS-CoV-2 eran en realidad células multiciliadas. Este estudio pudo determinar que las células multiciliadas del epitelio nasal son las primeras células a las que se dirige la infección temprana por Covid-19. Esto implica que dirigirse a estas células mediante tratamientos específicos, como por ejemplo a través de sprays nasales, puede ser una estrategia ideal para frenar la infección por COVID-19 en las primeras fases.

Estudio argentino de vacuna nasal

En marzo, científicos argentinos presentaron un nuevo proyecto de vacuna contra el SARS-CoV-2 base de proteínas (RBD), que es una porción de la proteína S del virus y nanopartículas, que genera anticuerpos.

Gracias al notable y destacado trabajo que vienen llevando adelante hace tres años dos equipos de investigación del Instituto de Estudios Inmunológicos y Fisiopatológicos (IIFP, CONICET-UNLP) y el Instituto de Investigaciones Fisicoquímicas Teóricas y Aplicadas (INIFTA, CONICET-UNLP), nació ARGENVAC 221, el potencial y posible nombre con el que se bautizaría al inoculante pensado y desarrollado por la ciencia local, particularmente por un grupo de científicos multidisciplinario de La Plata, integrado por químicos, bioquímicos e inmunólogos entre otros.

El desarrollo, que se encuentra en Fase Preclínica para todo 2021, es llevado adelante por los equipos encabezados por los investigadores del CONICET Guillermo Docena y Omar Azzaroni, del IIFP y el INIFTA respectivamente, y se basa en el uso de fragmentos de la proteína S, que se encuentra en la cubierta del virus SARS-CoV-2, causante de la enfermedad, y es el arma que este utiliza para invadir e infectar las células blanco, que son las del epitelio nasal y, principalmente, pulmonar, donde en contacto con distintos tipos de receptores se divide y multiplica para invadir otras células.

Lo que el equipo busca es encapsular esas fracciones de la proteína en nanopartículas e inocularlas para generar los anticuerpos necesarios que permitan bloquear la entrada del virus, y provoquen la respuesta de memoria que garantice inmunidad protectora en el tiempo. “En principio, la idea es emplear este método para el desarrollo de una vacuna de tipo sistémica, que podría aplicarse por ejemplo de manera intramuscular como es el caso de las que se han obtenido para COVID-19, pero evaluamos también la posibilidad de hacerlo en una vacuna mucosal, es decir, las que se aplican en mucosas ya sea de manera intranasal o vía oral”, comenta Docena.

Si bien los equipos aunaron esfuerzos para contribuir en la lucha contra el COVID-19, los antecedentes de colaboración entre ambos datan de 2018. Para el caso del coronavirus, sumaron capacidades referidas al desarrollo y optimización de inmunoterapias para enfermedades inflamatorias e infecciosas; sistemas biológicos, patologías y métodos para evaluar la inmunidad generada por las vacunas; y sistemas basados en tecnología de nanopartículas. “Lo que proponemos es encapsular las proteínas virales en nanopartículas construidas mediante ensamblado molecular. Lo que hacemos es diseñar bloques de construcción de manera tal que al ponerlos en una solución se ensamblan espontáneamente formando una nanopartícula”, cuenta Azzaroni, y continúa: “Las características de este tipo de ensamblados hacen que sea posible encapsular diferentes elementos biológicos de manera relativamente controlable, lo que tiene potencial interés en el desarrollo de vacunas”.

En el camino por desarrollar la vacuna, se encuentran estudiando distintos protocolos de administración para implementar durante la etapa de experimentación en animales, y estudiando las respuestas inmunes inducidas.

En medio de la nueva crisis pandémica que está atravesando el mundo debido a las nuevas variante del coronavirus que generan más contagiosidad y muertes, especialmente la variante Delta, el laboratorio estadounidense Moderna anunció hoy que su vacuna contra COVID-19 “parecía prometedora” contra las variantes del coronavirus.

Según resultados en laboratorio la vacuna con tecnología de ARNm de dos dosis produjo anticuerpos neutralizantes contra delta surgida en la India, así como beta y eta, variantes que se encontraron por primera vez en Sudáfrica y Nigeria, respectivamente, según Moderna. La compañía precisó que los resultados se basaron en el suero sanguíneo de ocho participantes una semana después de que recibieron la segunda dosis de la vacuna. Los datos aún no han sido revisados por pares. Los resultados, aunque prometedores, pueden no reflejar cómo funcionan realmente las vacunas en escenarios del mundo real contra las variantes.

 

Seguimos comprometidos con el estudio de variantes emergentes, la generación de datos y compartirlos a medida que estén disponibles. Estos nuevos datos son alentadores y refuerzan nuestra creencia de que la vacuna Moderna COVID-19 debe seguir protegiendo contra las variantes recién detectadas”, dijo el director ejecutivo de Moderna, Stephane Bancel, en un comunicado de prensa, mientras las acciones de Moderna subían más de un 4% en las operaciones de hoy después de anunciar los resultados del laboratorio.

La actualización de Moderna se produce días después de que los funcionarios de la Organización Mundial de la Salud instaran a las personas completamente vacunadas a continuar usando máscaras, distancia social y practicando otras medidas de seguridad pandémicas a medida que el delta se propaga rápidamente por todo el mundo. Se espera que Delta, ahora en al menos 92 países, incluido Estados Unidos, se convierta en la variante dominante de la enfermedad en todo el mundo. En los EEUU, la prevalencia de la variante se duplica aproximadamente cada dos semanas.

Los funcionarios de la OMS están pidiendo a las personas completamente vacunadas que continúen “jugando a lo seguro” porque una gran parte del mundo sigue sin vacunarse y las variantes altamente contagiosas, como la delta, se están propagando en muchos países, lo que provoca brotes. Los comentarios fueron contra lo establecido por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, que han dicho que los estadounidenses completamente vacunados pueden ir sin máscara en la mayoría de los entornos. “Las personas no pueden sentirse seguras solo porque recibieron las dos dosis. Todavía necesitan protegerse”, explicó la doctora Mariangela Simao, subdirectora general de la OMS para el acceso a medicamentos y productos de salud, durante una conferencia de prensa.

Las vacunas autorizadas de Moderna, Pfizer - BioNTech y Johnson & Johnson han demostrado ser muy eficaces en la prevención de Covid, especialmente contra enfermedades graves y la muerte. Algunas variantes, incluida la delta, han demostrado que las vacunas son un poco menos efectivas y los funcionarios de la OMS dijeron que les preocupa que las personas vacunadas puedan convertirse en parte de las cadenas de transmisión.

El Wall Street Journal informó el viernes que aproximadamente la mitad de los adultos infectados en un brote de la variante delta en Israel estaban completamente vacunados con la vacuna Pfizer, lo que llevó al gobierno a imponer un requisito de mascarilla para interiores y otras medidas.

En Estados Unidos, el presidente Joe Biden advirtió que las personas no vacunadas corren un riesgo especial de infectarse con delta. Dijo que las muertes por Covid en todo el país seguirán aumentando debido a la propagación de la variante “peligrosa”, calificándola de “grave preocupación”. “Más de seiscientos mil estadounidenses han muerto, y con esta variante delta sabes que también habrá otros. Sabes que va a suceder. Tenemos que vacunar a los jóvenes”, indicó Biden el jueves en un centro comunitario en Raleigh, Carolina del Norte.

En otro estudio científico dado a conocer ayer, reportó que las vacunas de Pfizer y Moderna desencadenan una reacción inmunológica que puede proteger durante años contra el COVID-19, lo que postergaría la necesidad de recibir dosis de refuerzo. “Es una buena señal de lo duradera que es la inmunidad de esta vacuna”, dijo Ali Ellebedy, inmunólogo de la Universidad de Washington en San Luis que dirigió el estudio, publicado en la revista Nature. En declaraciones a The New York Times, el científico indicó que la investigación solo analizó fórmulas que usan la tecnología de ARN mensajero, pero añadió que espera que la respuesta inmunitaria de estas vacunas sea mayor.

Los investigadores reclutaron a 41 personas (ocho de ellas con antecedentes de COVID) que habían recibido las dos dosis de Pfizer y extrajo a 14 de ellas muestras de los ganglios linfáticos varias veces: a las tres, cuatro, cinco, siete y 15 semanas después de la primera dosis, para analizar la evolución de la respuesta inmunológico y las llamadas “celular de memoria”, que se entrenan para reconocer y combatir el virus.

El equipo descubrió que 15 semanas después de la primera dosis de la vacuna, el centro germinal seguía siendo muy activo en los 14 participantes, y que el número de células de memoria que reconocían el coronavirus no había disminuido. “El hecho de que las reacciones continuaran durante casi cuatro meses después de la vacunación es una señal muy, muy buena”, dijo Ellebedy, teniendo en cuenta que los centros germinales suelen alcanzar su punto máximo una o dos semanas después de la inmunización, y luego disminuyen.

“Por lo general, a las cuatro o seis semanas ya no queda mucho”, comentó al New York Times Deepta Bhattacharya, inmunólogo de la Universidad de Arizona. Pero los centros germinales estimulados por las vacunas de ARNm “siguen funcionando, meses después, y no hay mucha disminución en la mayoría de la gente”.

De esta forma, el estudio sugiere que la gran mayoría de las personas vacunadas con la tecnología ARNm estarán protegidas a largo plazo, al menos contra las variantes existentes del coronavirus, aunque los adultos mayores, las personas con sistemas inmunitarios débiles y las que toman fármacos que suprimen la inmunidad pueden necesitar refuerzos.

¿Suplementar con zinc reduce la mortalidad en el paciente COVID-19? Esta fue la premisa con la que un equipo de trabajo integrado por profesionales del Hospital del Mar de Barcelona y la Universidad Pompeu Fabra (UPF) intentó responder en un encuentro virtual organizado entre esa entidad académica y la Universitat Politécnica de Valencia (UPV).

El estudio científico presentado, aún sin revisión de pares, concluye que existe una relación entre la carencia de zinc y la severidad de la COVID-19, dado que en el laboratorio se infectaron células con este virus y cuando menos zinc tenían, más se replicaban. Esto supone que “el virus se encuentra mucho más cómodo cuando hay deficiencia de zinc”, explica el doctor Robert Güerri, coordinador de hospitalización de COVID-19 del Hospital del Mar de Barcelona y director del proyecto junto al investigador Rubén Vicente, del grupo de Biofísica del Sistema Inmunológico de la Pompeu Fabra (UPF).

 

Estos nuevos resultados corregirían una visión pasada que quedó reflejada en un estudio publicado en la revista especializada Journal of the American Medical Association en febrero pasado realizado por un grupo de trabajo de el Instituto Vascular y del Corazón de Cleveland Clinic, Ohio. En él, a pesar de reconocerla reputación de aumentar los poderes de su sistema inmunológico, se informó que los suplementos de vitamina C y zinc no ayudan a los pacientes con Covid-19 a recuperarse de su enfermedad.

 

“Dar uno u otro, o una combinación de ambos, a los pacientes no redujo significativamente la gravedad o la duración de sus síntomas de Covid-19. El zinc es importante para la función inmunológica y la vitamina C es un antioxidante que se ha demostrado que estimula el sistema inmunológico”, indicaron los especialistas en el documento del pasado febrero. Las diferencias entre este material y el informe que acaba de presentarse, además de las aprobaciones y revisiones posteriores que requiere el propuesto en Barcelona, distan en metodología, debido a que el realizado por el equipo científico de Ohio se basó en una cohorte de pacientes, en tanto el realizado por los profesionales médicos de Barcelona se redujo a pruebas de laboratorio. En este camino, entonces, estos primeros resultados preliminares de la investigación de laboratorio indicaría lo contrario a lo publicado de la cohorte de Ohio.

El zinc se obtiene a través de alimentos -explica Güerri- como las ostras, la carne roja, la de ave, las legumbres, los huevos, los frutos secos, las frutas y hortalizas y los lácteos. Una correcta ingesta diaria sería de 11 miligramos para los hombres y ocho para las mujeres”.

Se calcula que entre un 10 y un 30% de la población mundial tiene deficiencia en zinc. Esto es debido a una dieta pobre, poco variada y basada en cereales. Son datos preocupantes si se tiene en cuenta que entre un 4 y 5% de la mortalidad infantil se asocia a deficiencia en zinc, ocasionando principalmente enfermedades respiratorias y gastrointestinales.

En cuanto a su papel antiviral, el zinc modula la respuesta del sistema inmunitario y regula el fenómeno de activación de los linfocitos T y B, que destruyen las células infectadas que generan anticuerpos. ”Una deficiencia en zinc produce una respuesta exagerada del sistema inmune que aumenta la liberación de citoquinas y la inflamación. Y la inflamación reduce los niveles circulantes de zinc, con lo que se inicia un bucle que puede acabar dañando al individuo”, explica el investigador de la UPF.

Paralelamente, la entrada de zinc en las células se postula como un agente antiviral porque puede parar la multiplicación de los virus. Ya hay literatura científica que demuestra que una entrada de zinc masiva es capaz de parar o inhibir el fenómeno de replicación de determinados virus, junto a pruebas en laboratorio que demuestran este hecho en infecciones de coronavirus, rinovirus, herpes y hepatitis.

Tal como sucedió en 2020, que se registró una aumento de la mortalidad intrahospitalaria histórica esperable, documentado fehacientemente por los registros de la iniciativa ‘Stent-Save a Life’ , un relevamiento mundial del que participa la Argentina, los especialistas vaticinan para 2021 un nuevo incremento, motivado por las demoras en buscar atención médica de la gente a causa de la pandemia.

En efecto, por temor al contagio con el coronavirus SARS-CoV-2, la gente espera a que los síntomas de la enfermedad cardiovascular haya avanzado demasiado antes de acudir a la guardia médica. Esta conducta se ha visto desde el inicio de la pandemia, aunque con un pequeño impasse hacia fines de 2020, período en el que poco a poco se fue ganando confianza y se estaban retomando los valores históricos de consultas y de cantidad de pacientes atendidos.

Sin embargo, la llegada de la segunda ola reinstaló el miedo al contagio y esto hace que en enfermedades como las cardiovasculares las personas lleguen a la atención con cuadros muy avanzados y con difícil pronóstico.

Estamos viendo infartos que hace tiempo que no veíamos. Corresponden a casos en los que la gente claramente convivió con los síntomas muchas horas antes de solicitar asistencia; incluso vemos más casos avanzados de trombosis venosas y trombosis pulmonares. Estas situaciones se veían hace 30 años o más, cuando la conciencia y el conocimiento sobre los signos que preanunciaban un episodio coronario o cardiovascular todavía eran muy poco conocidos por la población general, afirmó José A. Álvarez, médico especialista en cardioangiología intervencionista y miembro del Colegio Argentino de Cardioangiólogos Intervencionistas(CACI).

En 2020, desde el inicio de la cuarentena -decretada el 20 de marzo- y hasta el 31 de julio de ese año, tomando los registros de los 30 centros que realizan angioplastias coronarias las 24 horas los 7 días de la semana que participan del relevamiento ‘Stent-Save a Life’, ya se había observado un aumento de la mortalidad hospitalaria del 65 por ciento respecto del mismo período de 2019, pasando del 6,4% histórico a un 10,6% pandémico.

Otro trabajo de investigadores argentinos, publicado en la revista Medicina , afirmaba que -de mantenerse entre abril y octubre de 2020 el inferior control de los factores de riesgo cardiovascular propiciados por la cuarentena- podrían producirse hasta 10.500 nuevos casos prevenibles de enfermedad cardiovascular y entre 6 mil y 9 mil muertes evitables.

Los especialistas coincidieron en que, si bien la situación actual no es exactamente igual a la del año pasado, los pacientes siguen llegando tarde a las consultas y el abordaje de cuadros coronarios avanzados y desatendidos atenta contra el éxito de los tratamientos.

Es notoria la merma de pacientes incluso en los consultorios, donde se observa una franca disminución: las restricciones impuestas a la circulación en transporte público, el miedo al contagio, la falsa creencia de que los centros médicos atienden solo urgencias, hacen que mucha gente siga postergando los controles y la realización de estudios preventivos. Todo ello contribuye a demorar los diagnósticos o, directamente, enfrentarnos con el problema ante la ocurrencia de un episodio cardiovascular, afirmó Martín Cisneros, cardioangiólogo intervencionista, Vicepresidente del CACI.

El último informe de Estadísticas Vitales (DEVIS) del Ministerio de Salud de la Nación, correspondiente al año 2018 le asigna a las enfermedades cardiovasculares un total de más de 95.000 decesos anuales (95.826), los que corresponden a fiebre reumática aguda y enfermedades cardíacas reumáticas crónicas (130), enfermedades hipertensivas (7.293), infarto agudo de miocardio (17.755), otras enfermedades isquémicas del corazón (4.315), enfermedad cardiopulmonar y de la circulación pulmonar (1.584), insuficiencia cardíaca (22.973), otras formas de enfermedades del corazón (17.841), enfermedades cerebrovasculares (19.210), enfermedades de las arterias, arteriolas y vasos capilares (2.381), flebitis, embolias y trombosis venosas (298) y resto de enfermedades del sistema circulatorio (2.046) .

Si se toma el total de muertes anuales con causa bien definida de dicho registro (314.952) 3, se observa que el 30,4% corresponde a patologías cardiovasculares, lo que equivale a casi 1 fallecimiento de cada 3.

Estas cifras nos dan una verdadera dimensión de lo que representan las enfermedades cardiovasculares en la salud de la población. No significa que estemos en contra de las medidas de prevención para evitar el contagio por COVID-19, pero grafica el nivel de gravedad de desatender o minimizar este conjunto de afecciones y la importancia de evitar la mortalidad y también las secuelas, porque muchas veces los pacientes no fallecen, pero quedan con discapacidades que afectarán su calidad de vida para siempre, como por ejemplo insuficiencia cardíaca o arritmias, aportó por su parte Diego Grinfeld, Presidente del CACI.

Según estadísticas surgidas de un análisis comparativo de las investigaciones clínicas REGIBAR Y PRISMA, 9 de cada 10 fallecimientos por infarto se dan en personas que no recibieron atención hospitalaria , lo que muestra que el infarto no siempre es una condición irreversible e intratable; al contrario, atendido en tiempo y forma, con la realización temprana de procedimientos de desobstrucción coronaria, como la angioplastia, en un alto porcentaje de casos se logra una recuperación exitosa y el paciente puede retomar sus actividades y llevar una vida prácticamente normal. Eso sí, deberá modificar algunos hábitos por otros más saludables y adherir a los tratamientos que su médico le indique, concluyó el Cisneros.

El Colegio Argentino de Cardioangiólogos Intervencionistas (CACI) es la única sociedad argentina en esta especialidad. Fue creado en 1985 con la finalidad de nuclear a todos los especialistas en diagnóstico y tratamiento de las enfermedades cardiovasculares por cateterismo. Hoy cuenta con más de 600 miembros asociados. CACI desarrolla una amplia actividad científica en el país. Desde el año 1990 realiza un congreso anual de Cardioangiología Intervencionista en distintas ciudades del interior, con una importancia cada vez mayor y una creciente concurrencia.

Participa, anualmente y en forma permanente, de los congresos internacionales más importantes de la especialidad en América Latina, Estados Unidos, Europa y Asia. Coordina el Programa Educativo Integral (P.E.I.), junto con los consejos de hemodinamia y cardiología intervencionista de la Sociedad Argentina de Cardiología (SAC) y de la Federación Argentina de Cardiología (FAC).

CACI cuenta con la primera y más antigua carrera de Especialista en Cardioangiología Intervencionista del mundo, de tres años de duración, llevada a cabo conjuntamente con la Universidad de Buenos Aires. Ya ha formado a más de 500 cardioangiólogos intervencionistas de Argentina y del mundo.

CACI participa, junto a distintas organizaciones de Salud, en el desarrollo de nuevas regulaciones y guías de trabajos, así como en la aceptación de la tecnología de reciente lanzamiento; y es el encargado de supervisar a los médicos y a los centros asistenciales que practican la especialidad en la Argentina.