Hoy en Revista Dosis
Viernes, 03 Diciembre 2021 16:11

Moderna trabaja en un refuerzo de la vacuna

La farmacéutica estadounidense Moderna ha anunciado que trabaja en un refuerzo de la vacuna específico para la variante Ómicron, en el marco de una estrategia diseñada para enfrentar esta variante detectada por primera vez en Sudáfrica que ya ha sido calificada como “preocupante” por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En un comunicado, Moderna ha señalado que la recién nombrada Ómicron presenta una combinación de mutaciones que representa un riesgo potencial significativo para acelerar la disminución de la inmunidad natural e inducida por vacunas.

Frente a esto, una dosis de refuerzo de una vacuna autorizada representa la única estrategia disponible actualmente para aumentar la inmunidad menguante, por lo que están trabajando “rápidamente” para probar la capacidad de su vacuna actual para “neutralizar la variante” y esperan poder obtener más datos en las próximas semanas sobre el resultado.

La estrategia de la farmacéutica se basa en tres líneas de acción en las que están evaluando una dosis ligeramente modificada de su actual vacuna, a la vez que están estudiando dos candidatos de refuerzo que ya habían sido diseñados para anticiparse a mutaciones y, además, un refuerzo específico para la variante Ómicron.

Desde el principio, hemos dicho que para derrotar la pandemia es imperativo que seamos proactivos a medida que evoluciona el virus. Las mutaciones en la variante Ómicron son preocupantes y durante varios días, nos hemos movido lo más rápido posible para ejecutar nuestra estrategia para abordar esta variante“, ha explicado el directo ejecutivo de Moderna, Stéphane Bancel, en un comunicado.

La OMS ha nombrado ‘Ómicron‘ a la nueva variante B.1.1.529, identificada por primera vez en Sudáfrica, y ha advertido de que podría conllevar un mayor riesgo de reinfección, según las primeras evidencias científicas preliminares.

Los analgésicos antiinflamatorios son los remedios más consumidos por los argentinos y los más automedicados junto con los antigripales, antiácidos y laxantes. El 50 % del consumo de estas medicinas se realiza sin receta e incluso se sospecha que, durante la pandemia, este porcentaje ha aumentado por la dificultad y el temor a acceder a consultas médicas o a los centros de salud.

En muchas ocasiones acudimos a nuestro botiquín en lugar de a la ayuda profesional, desconociendo las consecuencias que puede causar el uso incorrecto o excesivo de algunos medicamentos. Por ejemplo, actualmente se ven con mayor frecuencia pacientes con sangrados intestinales ocasionados por un mal uso o abuso de ciertos fármacos como los denominados antiinflamatorios no esteroides, los más conocidos son el ibuprofeno y las aspirinas.

Al tratarse de medicamentos de amplio espectro se utilizan para diferentes malestares, ya que por su acción analgésica actúan aliviando el dolor y reducen la inflamación por su acción antiinflamatoria. Dolores de cabeza, corporales, menstruales o de muela, fiebre, lesiones deportivas, entre otras, pueden ser tratadas con estos comprimidos.

Su empleo va en aumento, pero se suelen desconocer algunas de sus consecuencias. El consumo en exceso, y sostenido en el tiempo, aumenta el riesgo de padecer hemorragias digestivas, úlceras gástricas y daños en la salud gastrointestinal. Además, estas chances se incrementan si son combinados con alcohol y tabaco, dos factores altamente agresivos que lesionan la mucosa gástrica.

SÍNTOMAS Y SEÑALES DE ALERTA

El sangrado en el tracto digestivo es un síntoma más que una enfermedad en sí, un síntoma de que algo no va bien. Suelen ocurrir por condiciones o factores que se pueden evitar, controlar o curar. Es importante que encontrar la fuente del síntoma, ya que, si bien no suelen ser graves, en determinados casos, si no se identifican a tiempo pueden poner en riesgo a la salud.

Los signos y síntomas dependerán de su localización, magnitud y tiempo de evolución. Los sangrados crónicos son los más silenciosos y los que habitualmente se detectan en estudios de rutina de laboratorio, a través de la anemia. Son pérdidas leves que se sostienen en el tiempo, habitualmente no son una urgencia y pueden estudiarse de manera ambulatoria.

Por el contrario, los sangrados agudos son más severos y se manifiestan mediante dolor abdominal, vómitos sanguinolentos o materia fecal con sangre, síntomas que muchas veces logran provocar una descompensación brusca en el paciente. En este tipo de hemorragias se requiere evaluación médica de urgencia ya que pueden llegar a ser mortales de no tratarse rápidamente.

PROTECTORES GÁSTRICOS: ¿LOS GRANDES ALIADOS?

Habitualmente se sugiere tomar la mayoría de los medicamentos en ayunas para que estos no interaccionen con los alimentos y pierdan su efecto. Los antiinflamatorios, por el contrario, se deben tomar con las comidas para evitar la irritación de la mucosa gástrica, ya que si se ingieren con el estómago vacío no se absorben adecuadamente, pierden su efecto y pueden provocar dolor de estómago, náuseas o vómitos e, incluso, llegar a producir úlceras.

En caso que se deban consumir antiinflamatorios o remedios de forma crónica, se recomendará el uso de los protectores gástricos, que disminuirán las consecuencias y protegerán la salud digestiva. Son de los más consumidos en todo el mundo, no solo evitan las molestias producidas por los ácidos estomacales, previenen la secreción ácida gástrica y protegen los ácidos propios de la digestión, sino que, además, preservan al estómago.
 
Como todo fármaco, deben ser ingeridos bajo prescripción médica, para evitar posibles complicaciones, y será el médico tratante quien debe recomendarlo o no, evaluando los riesgos y beneficios según el paciente.
 

En un encuentro que se realizó el  martes 23 de noviembre, las autoridades nacionales ratificaron la reimplantación de precios de referencia para la seguridad social en medicamentos ambulatorios de uso crónico y también el relanzamiento de la Ley 25.649 de prescripción de fármacos por su nombre genérico. La mesa de trabajo está  integrada por representantes de organizaciones farmacéuticas, la industria, el Consejo de Obras y Servicios Sociales Provinciales de la República Argentina (COSSPRA), la ANMAT y la Superintendencia de Servicios de Salud.

Sobre el sistema de precios de referencia, la jefa de Gabinete de la cartera sanitaria, Sonia Tarragona, indicó que junto a la Superintendencia de Servicios de Salud se trabaja “en una selección de aproximadamente 90 principios activos ambulatorios de uso crónico, que en general tienen cobertura del 70%”.

De esta manera, dentro de las variables de la metodología propuesta se confirmó la utilización del Vademécum Nacional de Medicamentos que publica la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) como base de cálculo y para el seguimiento de los precios de venta al público, que ya se encuentra activo.

Entre las principales líneas de acción, se acordó el impulso de la prescripción por Denominación Común internacional (DCI) así como el fomento de la sustitución y el control de su cumplimiento obligatorio. Además, se planteó el objetivo de avanzar en la implementación de la receta digital.

La presidente de la COFA, Farm. Isabel Reinoso, y el pro-tesorero de la entidad, Farm. Ricardo Pesenti, plantearon la necesidad de implementación de una receta única, así como la universalidad de los convenios con la Seguridad Social para mejorar el acceso a los medicamentos.

En reuniones anteriores los dirigentes habían llevado la voz y la problemática de las farmacias, advirtiendo que no todas las farmacias pueden tener todas las obras sociales por las condiciones que impone el financiamiento. También habían señalado la distorsión y el esfuerzo que demanda la atención del convenio de PAMI por parte de las farmacias.

Durante este encuentro se informó la próxima convocatoria al Consejo Asesor para la Política Nacional de Medicamentos (ConMed), en donde serán tratados temas relacionados a las políticas de medicamentos que lleva adelante la cartera sanitaria, entre los que se incluirá el acceso a medicamentos de alto precio.

De la mesa de trabajo participaron la ministra de Salud, Carla Vizzotti; la subsecretaria de Medicamentos e Información Estratégica, Natalia Grinblat; el director nacional de Medicamentos y Tecnología Sanitaria, Emiliano Melero; la directora de Medicamentos Especiales y de Alto Precio, Natalia Messina; el director de Medicamentos Esenciales, Insumos y Tecnologías, Mauricio Muraca; el administrador nacional de ANMAT, Manuel Limeres; y el presidente de la COSSPRA, Fernando Avellaneda.

Por parte del sector farmacéutico, junto a las autoridades de la COFA, estuvieron presentes Nicolás Vaquer y Carlos Escobar de la Cámara Argentina de Especialidades Medicinales (CAEME); Laura Fabra y Alejandrina Arauz de la Cámara Argentina de Productores de Medicamentos Genéricos y de uso Hospitalario (CAPGEN); Jorge Belluzo y Eduardo Franciosi de la Cámara Industrial de Laboratorios Farmacéuticos Argentinos (CILFA); Marcelo Burstein y Juan José Marconi de la Cámara Empresaria de Laboratorios Farmacéuticos (COOPERALA); Damián Sudano y Carlos Sandoval de la Federación Farmacéutica (FEFARA).

Al finalizar la reunión la ministra de Salud resaltó “la importancia de este espacio de trabajo y del rol rector del Estado para articular con todos los sectores para lograr políticas públicas que redunden en el beneficio de la población”.

Las enfermedades infecciosas farmacorresistentes ya causan al menos 700 mil muertes al año en todo el mundo y el ritmo con el cual aparecen cepas resistentes a antibióticos predice que volverán a ser la principal causa de muerte a nivel mundial.

En este contexto, investigadores de la Fundación Instituto Leloir (FIL) y de Estados Unidos lograron describir la secuencia, la estructura y los movimientos que adopta una familia de proteínas que múltiples bacterias emplean para desarrollar resistencia al “ataque” del sistema inmune y de los antibióticos.

Las proteínas descritas en el estudio “podrían ser un blanco de terapias para afectar la virulencia de bacterias que causan altas tasas de morbilidad y mortalidad”, señaló la doctora en Química Daiana Capdevila, una de las directoras del estudio, jefa del Laboratorio de Fisicoquímica de Enfermedades Infecciosas de FIL.

Los mecanismos descritos en la investigación se estudiaron en Streptococcus pneumoniae (causante de neumonías y otitis agudas), Staphylococcus aureus (que causa infecciones en la piel y cuadros muy graves cuando es resistente a múltiples antibióticos), Enterococcus faecalis (comensal en intestino y causante de infecciones de tracto urinario frecuentemente resistentes a antibióticos) y Streptococcus mitis (que habita en la boca humana pero puede causar infecciones de tracto urinario).

El estudio también fue liderado por el bioquímico David Giedroc, de la Universidad de Indiana, Estados Unidos, y se publicó en la revista “Nucleic Acids Research”.

“Sensores de peligro”

 Mediante herramientas bioinformáticas, estructurales y biofísicas, los investigadores describieron a nivel atómico las características principales de una familia de proteínas que usan las bacterias para defenderse de distintas fuentes de estrés en el hospedador humano y que se llaman CsoR.

“Las proteínas CsoR se descubrieron en 2007 y desde entonces son objeto de estudio por diferentes grupos a nivel mundial”, explicó Capdevila, también investigadora del CONICET.

Por un lado, las bacterias emplean proteínas CsoR para detectar, con una especificidad extraordinaria, moléculas que si aumentan en el medio celular por efecto de los antibióticos y otras condiciones que enfrentan al infectar al humano, pueden sucumbir.

Algunas de esas moléculas “bactericidas” son iones o átomos metálicos, como el cobre, y especies reactivas de oxigeno formadas por oxígeno, radicales libres y otros elementos.

Una vez que las bacterias detectan esas moléculas “bactericidas”, despliegan estrategias de defensa para superar ese estrés y sobreponerse al afecto de los antibióticos, destacó Capdevila.

Además de detectar estas moléculas, las proteínas CsoR tienen la función de poner en marcha una estrategia de defensa para eliminarlas del medio celular.

Esos mecanismos de resistencia tienen que ver con la remediación o eliminación de las moléculas bactericidas, sobre todo especies reactivas de oxígeno, mediante el empleo de otras moléculas llamadas “especies reactivas de azufre” (RSS).

“Las bacterias patógenas usan las proteínas CsoR para detectar e inducir un nivel de concentración de RSS apropiado en el medio celular para reducir las especies reactivas de oxígeno y otros compuestos que ponen en riesgo su supervivencia. Al mismo tiempo controla que los niveles de RSS no sean excesivos porque de lo contrario pueden volverse tóxicos”, indicó Capdevila.

Los investigadores  también pudieron postular, a partir de su análisis, que tanto los sensores o proteínas CsoR de cobre como los de RSS usaban dos átomos casi idénticos para unirse al compuesto toxico, pero con funciones distintas.

 El trabajo argentino y estadounidense permitió tener una mirada general de toda la familia de proteínas CsoR. “Dado que las RSS son una pieza clave de las bacterias en su estrategia de defensa, la idea es usar esas proteínas como blanco terapéutico. Estudios posteriores tendrán que confirmar esa hipótesis y trazar un camino de estudios que contribuyan a mejorar en el futuro el abordaje médico de múltiples infecciones”, destacó Capdevila, ganadora del Premio Nacional L’Oréal-UNESCO “Por las Mujeres en la Ciencia” en la categoría Beca en 2020.

Del estudio también participaron Mauro Bringas, becario doctoral del CONICET en el grupo de Capdevila; y Joseph Fakhoury, Yifan Zhang, Katherine Edmonds, Justin Luebke y Giovanni Gonzalez-Gutierre, de la Universidad de Indiana.

La exposición prolongada a la contaminación del aire se relaciona con un mayor riesgo de enfermar por covid-19 en aquellas personas que se infectan, indica un estudio coliderado por el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal) y el Institut d’Investigació Germans Trias i Pujol (IGTP) de Badalona. El trabajo, publicado en la revista Environment Health Perspectives, proporciona un argumento adicional a favor de los beneficios para la salud de reducir la polución atmosférica.

Una serie de investigaciones sugieren que las regiones con mayores niveles prepandémicos de contaminación atmosférica tuvieron una mayor incidencia de casos y muertes por covid-19. Sin embargo, la explicación detrás de esta asociación aún no estaba clara; podría ser que la polución aumente la transmisión viral por vía aérea, o bien que aumente la susceptibilidad de una persona a infectarse.

“El problema es que los estudios previos se basaron en casos confirmados, que fueron diagnosticados, pero pasaron por alto todos los casos asintomáticos o que no se diagnosticaron”, explica Manolis Kogevinas, científico de ISGlobal y primer autor del trabajo.

Los investigadores midieron una serie de anticuerpos antivirales en una cohorte –grupo que forma parte de un ensayo clínico– de individuos residentes en Cataluña (COVICAT), con información sobre la exposición residencial de dichos individuos a contaminantes atmosféricos (NO2PM2,5hollín y ozono).

“Este es el primer estudio que realiza un cribaje masivo de anticuerpos antiSARS-CoV-2 en una cohorte de personas adultas para examinar la relación entre su exposición prolongada a la contaminación del aire antes de la pandemia, la infección por SARS-CoV-2 y la enfermedad”, comenta Cathryn Tonne, coautora del artículo junto con Carlota Dobaño.

Contaminación atmosférica y gravedad de la covid-19

El trabajo incluyó a 9.605 participantes en total, entre los cuales había 481 casos confirmados (5 %). Además, se tomaron muestras de sangre a poco más de 4.000 participantes para determinar la presencia y cantidad de anticuerpos IgM, IgA e IgG frente a cinco antígenos virales. El 18 % de estas personas tenía anticuerpos frente al virus, pero no se encontró asociación entre infección y exposición a contaminantes.

Sin embargo, para las personas seropositivas (es decir, que se infectaron) sí se encontró una relación entre mayor exposición al dióxido de nitrógeno (NO2) y partículas finas (PM2.5) y niveles más elevados de IgG contra los cinco antígenos virales, lo que indica una mayor carga infecciosa o gravedad de los síntomas.

Para la población total (los 9.605 participantes) se observó una asociación entre la mayor exposición a NO2 o PM2.5 y los síntomas de la enfermedad, sobre todo para los casos graves que acabaron en el hospital o en terapia intensiva. La relación con PM2.5 fue más fuerte para hombres mayores de 60 años y personas que vivían en zonas desfavorecidas.

Efectos de la contaminación en enfermedades respiratorias

“Nuestro estudio proporciona la evidencia más contundente hasta ahora sobre la asociación entre contaminación del aire y covid-19”, comenta Kogevinas. “Los resultados van en línea con la asociación entre contaminación y hospitalización que se ha descrito para otras infecciones respiratorias como gripe o neumonía”.

La polución también podría favorecer condiciones crónicas, como las cardiovasculares o respiratorias, que aumentan el riesgo de enfermar gravemente por covid-19.

“La combinación de los riesgos genéticos individuales que hemos identificado previamente en los participantes de COVICAT y estos nuevos datos sobre el impacto ambiental causado por la exposición a la contaminación del aire contribuirán a comprender la compleja interacción y los mecanismos que subyacen a la gravedad de la covid-19”, afirma Rafael de Cid, del IGTP.

Los autores subrayan que estos resultados proporcionan un argumento adicional en relación a los beneficios para la salud pública de reducir los niveles de polución atmosférica, y ponen en evidencia el impacto de los factores ambientales sobre las enfermedades infecciosas.

La Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica, ANMAT, aprobó la primera y única inmunoglobulina subcutánea facilitada disponible en el país. Su carácter de facilitada -otorgado por la presencia de hialuronidasa humana recombinante en la composición- permite infundir mayores volúmenes de gamaglobulina que, junto a su facilidad de aplicación, le permitirá mantener la ventaja de la aplicación domiciliaria.

Está indicada en numerosas inmunodeficiencias primarias caracterizadas por una defectuosa capacidad para sintetizar anticuerpos condicionantes de una gran susceptibilidad para desarrollar infecciones y en ciertas inmunodeficiencias secundarias que cursan con hipogamaglobulinemia e infecciones no prevenibles con antibióticos. Entre éstas últimas, se destacan la leucemia linfocítica crónica (LLC) y el mieloma múltiple. También está indicada en aquellos pacientes que se someterán o se han sometido a un trasplante de médula ósea, denominado técnicamente trasplante alogénico de células madre hematopoyéticas (TCMH) que cursen con hipogamaglobulinemia.

Esta terapia de sustitución de inmunoglobulina subcutánea, denominada 'inmunoglobulina humana normal 10% e hialuronidasa humana recombinante', puede ser utilizada en adultos, niños y adolescentes y ofrece como ventajas distintivas la posibilidad de hacer el tratamiento en forma domiciliaria, que las infusiones sean más espaciadas en el tiempo y con un solo sitio de punción.

Las inmunodeficiencias pueden ser primarias (IDP) o secundarias (IDS). Las primeras se caracterizan por ser de origen genético y transmitidas por uno o ambos padres. Son individuos que nacen ya condicionados a desarrollar un defecto en alguno o algunos de los efectores del sistema inmunológico, lo cual los vuelve más susceptibles a los gérmenes que pueden causar infecciones. Las estimaciones a nivel global señalan que hasta 6 millones de personas pueden vivir con IDP, pero únicamente 650.000 están diagnosticadas. 

"Las inmunodeficiencias primarias comprenden alrededor de 450 enfermedades, generalmente de origen genético y obedecen a defectos genéticos moleculares. Dentro de estas, una amplia mayoría tiene defectuosa capacidad para formar anticuerpos. Allí es donde aparece la indicación de suplementar a estos pacientes con gammaglobulina humana normal. En la Argentina, hay subregistros de pacientes con inmunodeficiencias primarias, ya que aún hay personas subdiagnosticadas. No obstante, se habla de una incidencia de inmunodeficiencia primaria de 1 paciente cada 2 mil o 5 mil individuos, no es algo tan infrecuente, y se calcula que entre el 60 y 70% de las personas con inmunodeficiencias primarias tendrían indicación de reemplazo con gammaglobulina. La terapia de reemplazo con gamaglobulina humana normal representa un pilar fundamental en el tratamiento de estos pacientes", afirmó el Dr. Matías Oleastro, Jefe de Inmunología Clínica del Servicio de Inmunología y Reumatología del Hospital de Pediatría Prof. Juan P. Garrahan.

Entre los signos más frecuentes de las IDP, se encuentran las infecciones recurrentes, más duraderas y más difíciles de tratar que las que se presentan en personas con un sistema inmune normal. Así, pueden estar incluidas entre las IDP enfermedades como la neumonía, bronquitis, infecciones de los senos paranasales, infecciones del oído, meningitis o infecciones de la piel frecuentes y recurrentes, inflamación e infección de órganos internos, trastornos de la sangre (como recuentos bajos de plaquetas o anemia), problemas digestivos (como cólicos, pérdida de apetito, náuseas y diarrea), retraso en el crecimiento y el desarrollo de enfermedades autoinmunes, tales como lupus, artritis reumatoidea o diabetes tipo 1.

En tanto, las inmunodeficiencias secundarias (IDS) se presentan en aquellos individuos cuyo sistema inmunológico está debilitado como resultado de una enfermedad o de un procedimiento terapéutico. Aquí también los anticuerpos son insuficientes o están deteriorados, con lo cual el riesgo de infecciones y hospitalizaciones es elevado.

"En este segundo caso, las causas más comunes, sobre todo en países como el nuestro, se relacionan con tratamientos inmunosupresores, con ciertas medicaciones no inmunosupresoras que generan hipogamaglobulinemia o con tratamientos para el cáncer o alguna afección maligna en la sangre, entre otros", indicó el Dr. Oleastro.

El tratamiento tanto para las inmunodeficiencias primarias (IDP) como secundarias (IDS) consiste, por un lado, en la profilaxis y en el abordaje de las infecciones mediante el uso de antibióticos y, por otro, en la aplicación de terapias sustitutivas de inmunoglobulina que, hasta la aprobación del nuevo medicamento, se realizaban en forma intravenosa en un hospital o centro especializado, en un intervalo de 3 a 4 semanas, o de forma subcutánea con infusiones semanales domiciliarias.

Según explicó el Dr. Oleastrohasta ahora en el país había dos tipos de productos de reemplazo de gammaglobulina para tratar a estos pacientes: uno para utilización endovenosa y otro para la administración subcutánea. En esta última modalidad, el paciente se infunde semanalmente, cada 10 días, o excepcionalmente cada 15 días. Además, en cada uno de estos días de administración, quizá el paciente requiera 2, 3 o incluso 4 sitios de infusión para poder completar el volumen deseado de gamaglobulina indicado por su médico. 

"A partir de ahora, con la llegada de la inmunoglobulina humana normal 10% y hialuronidasa humana recombinante, también conocida como 'gammaglobulina facilitada', aparecen varias ventajas para el paciente: menor número de aplicaciones, ya que sería una al mes, igual que en la administración endovenosa, pero por vía subcutánea y, a diferencia de la subcutánea convencional -como la infusión se puede hacer en mayores volúmenes- toda la cantidad de medicación calculada para el mes se puede aplicar en un solo pinchazo. Para el paciente significa menos pinchazos por vía de aplicación y por mes", aseguró el Dr. Oleastro.

De esta manera, la inmunoglobulina subcutánea de Takeda combina las dos ventajas del tratamiento predecesor, ya que la nueva terapéutica ofrece la posibilidad de que la infusión sea cada 3-4 semanas y de forma subcutánea en el domicilio del paciente con la asistencia de un profesional o, una vez capacitada, será la misma persona quien pueda autoadministrarse la solución. 

"Con la nueva infusión se mantiene el hecho de no necesitar accesos venosos, se brinda la facilidad para obtener mejores concentraciones en sangre y de generar menos reacciones adversas, con el gran beneficio de que disminuye el número de pinchazos y la cantidad de aplicaciones por mes", resumió el Dr. Oleastro. 

"Por otro lado, -insistió el especialista- hablar de eficacia también tiene que ver con la prevención de los procesos infecciosos -que se miden por evento infeccioso por paciente por año-, pero también con la calidad de vida; la nueva opción terapéutica le da al paciente mayor independencia, la posibilidad de hacer la autoadministración en domicilio una vez capacitado, es decir, ya no tiene que ir al hospital o recurrir al personal de salud. Todo esto impacta favorablemente en el ausentismo escolar, laboral y en los gastos de transporte. En Europa, donde ya hay experiencia de su utilización, se vio que un gran porcentaje de pacientes que pasaron de la infusión endovenosa a la aplicación subcutánea facilitada o de la subcutánea convencional a la aplicación facilitada responden con un alto grado de satisfacción".

El adenocarcinoma ductal de páncreas, o cáncer de páncreas (CAP) sigue siendo uno de los tipos de tumores letales, con tasas de supervivencia extremadamente bajas debido a diagnóstico y resistencia a las terapias estándar. Se proyecta que se convierta en la segunda causa principal de muerte por cáncer en los Estados Unidos para 2030. Además del diagnóstico tardío, un factor importante es la alta resistencia del CAP a las terapias actuales.

Con este panorama, el equipo dirigido por el Dr. Gabriel Rabinovich, investigador del programa científico que llevan adelante el CONICET y Cáncer con Ciencia de Fundación Sales, junto a investigadores liderados por la Dra. Pilar Navarro del Hospital del Mar de Barcelona, España, vienen trabajando en colaboración para comprender la incidencia de la proteína Galectina 1 (Gal 1).

Mejorar el resultado de los pacientes con cáncer de páncreas es un factor importante y una necesidad clínica insatisfecha. Es alarmante que tanto su incidencia como los asociados a las tasas de mortalidad están aumentando, dice Rabinovich.

Los análisis de células tumorales pancreáticas expuestas a Gal1 revelan modulación de múltiples vías reguladoras implicadas en la progresión tumoral. Así, Gal1 regula jerárquicamente diferentes eventos implicados en biología PDA, incluida la proliferación de células tumorales, la invasión, angiogénesis, inflamación y metástasis, señala Rabinovich.

El cáncer de páncreas se caracteriza por una alta inmunosupresión, un microambiente con un mayor número de células supresoras derivadas de mieloides (MDSC), Macrófagos de tipo M2 y linfocitos T.

Este escenario conduce a una evasión de inmunidad que podría explicar, al menos en parte, por qué el cáncer de páncreas es completamente refractario a las modalidades inmunoterapéuticas existentes hasta el momento.
Para desarrollar este trabajo, el equipo de investigación realizó diversos estudios en ratones y en células humanas, un sistema experimental especialmente desarrollado para la ocasión. En ambos casos, fue posible verificar la incidencia que posee Gal 1 sobre el cáncer de páncreas.

Hemos encontrado que la ablación genética de Gal1 aumenta la supervivencia animal y restringe el crecimiento tumoral a través de múltiples mecanismos que implican una disminución del estroma y angiogénesis, así como inmunidad aumentada de infiltración celular. Además, demostramos que Gal1 está involucrada no sólo en la iniciación del tumor pancreático sino también al final de las etapas de la progresión del tumor, como lo demuestra la reducción de metástasis en el hígado de la deleción genética de Gal1, señala Rabinovich.

Por otra parte, los investigadores constataron que los inhibidores de Gal1 bloquearían simultáneamente el tumor y el compartimento del estroma inhibiendo la proliferación de células tumorales, vascularización y activación de fibroblastos, mientras que se restaura el sistema inmunológico de vigilancia. Por lo tanto, la inhibición farmacológica de Gal1 utilizando anticuerpos monoclonales específicos, podría tener un fuerte impacto sobre la progresión del cáncer de páncreas y contribuir a mejorar la eficacia de modalidades inmunoterapéuticas actualmente disponibles.

Cáncer con Ciencia de la Fundación SALES desarrolla diversos programas científicos en conjunto con el CONICET en el país, y en colaboración con otras instituciones internacionales, gracias a las donaciones de más de 130.000 ciudadanos.

Schneider Electric, empresa líder global en transformación digital de energía y automatización, que ha sido reconocida en 2021 como la empresa más sustentable según Corporate Knights Global 100 Index, y Carnstone, una consultora independiente especializada en responsabilidad empresarial, anunciaron Energize, un programa para aumentar el acceso a la energía renovable para proveedores farmacéuticos.

Energize es una colaboración entre 10 compañías farmacéuticas globales para involucrar a cientos de proveedores en la acción climática y la descarbonización en la cadena de valor del rubro farmacéutico. El programa significa un esfuerzo único en su tipo para aprovechar al máximo la escala de suministro de una sola industria de manera competitiva para impulsar un cambio real. La creación de medicamentos y servicios de la salud requiere de demasiadas energías, parte de la cual se utiliza en la cadena de valor. Con este proactivo compromiso con los proveedores para crear oportunidades de energía renovable, estas 10 empresas se encuentran asumiendo medidas significativas para abordar de forma colectiva su uso de energía y así inspirar a otros sectores. 

El programa busca ayudar a los proveedores farmacéuticos y sanitarios a abordar sus propias emisiones de gases de efecto invernadero de Scope 2, a través de la adquisición de energías verdes, lo que a su vez reducirá las emisiones de Scope 3 de las empresas involucradas.

Schneider Electric es la encargada de diseñar y ejecutar el programa, mientras que las empresas farmacéuticas lo promoverán colectivamente e invitarán personalmente a sus proveedores a participar. Los miembros de Energize incluyen a las siguientes empresas:

 

  • AstraZeneca

  • Biogen

  • GSK

  • Johnson & Johnson

  • MSD

  • Novartis

  • Novo Nordisk

  • Pfizer

  • Sanofi

  • Takeda

 

El programa Energize permitirá a los proveedores farmacéuticos aprender más sobre la adopción y contratación de energías renovables. En la práctica, busca brindarles la oportunidad de participar en el mercado de acuerdos de compra de energía, que de otra manera les sería imposible.

 

"Hoy se conmemora el Día de la Energía en la COP26, donde representantes de todo el mundo se reúnen para acelerar la acción hacia la mitigación del cambio climático", señala Susan Uthayakumar, presidenta de Negocios Sostenibles de SE. "Como apoyo a dicha misión, nos sentimos honrados de lanzar este programa y colaborar con la industria farmacéutica para impulsar su reducción de emisiones, beneficiando - en última instancia- tanto a las personas como a nuestro planeta", sostuvo.

 

"Creemos que Energize será una colaboración realmente efectiva para las compañías que buscan hacer algo contra el cambio climático. Cada sector debería ser más agresivo en este cometido, usando un  100% de energías renovables  y apoyar a sus cadenas de suministro a que sigan este ejemplo", dijo  Sam Kimmins, Director de RE100, Climate Group.

 

La adquisición de energías renovables es un desafío para empresas de todos los tamaños por diversas razones. Energize está diseñado para superar las típicas barreras del mercado, como el poco conocimiento sobre las transacciones de energía renovable, la falta de crédito, el tamaño de la carga y la urgente necesidad de orientación en un proceso complejo y prolongado. 

Los proveedores participantes aprenderán sobre el mercado de las energías renovables y tendrán la oportunidad única de acceder y contratarlas por sí mismos o como parte de un equipo colaborativo.

El programa se centrará inicialmente en proveedores con carga de energía en Europa y Norteamérica con la intención de expandirse globalmente.

 

"Limitar el calentamiento global dependerá de que todo el mundo se alinee y se mueva hacia las energías renovables. Esto, sin embargo, no es algo que las empresas puedan lograr por sí mismas. Creemos firmemente en el poder colaborativo y nos sentimos honrados de unir a la industria farmacéutica para impulsar la adopción de dichas energías en sus cadenas de suministro", dijo Glynn Roberts, socio principal de Carnstone.

 

Convocado por Carnstone, el programa Energize será diseñado y entregado por Schneider Electric. Su equipo de expertos, líderes en energías renovables, se relacionarán con los proveedores del rubro farmacéutico participantes , facilitando un proceso de educación y selección de proyectos con miras a la compra de energías renovables individuales y agregadas. 

 

Schneider Electric es el consultor global líder en compras corporativas de energías renovables y ha asesorado a empresas en más de 150 compras a escala de servicios públicos en Norteamérica, Europa, Australia, India y América Latina. El programa Energize estará impulsado por NEO Network de Schneider, una plataforma de colaboración global y una comunidad diseñada para acelerar la toma de decisiones y la descarbonización de energías renovables. 

 

Los proveedores farmacéuticos, corporaciones del rubro de la biociencia y atención médica, además de miembros de los medios de comunicación pueden unirse a una de las dos sesiones introductorias  para obtener más información sobre cómo participar.

El COVID-19 puede infectar el oído interno y potencialmente desencadenar una serie de problemas auditivos, sugiere un nuevo estudio pequeño publicado en la revista Communications Medicine.

Investigadores del Massachusetts Institute of Technology (MIT) Massachusetts Eye and Ear analizaron 10 pacientes con coronavirus que reportaron una serie de síntomas relacionados con el oído y descubrieron que el virus puede infectar las células del oído interno, específicamente las células ciliadas, lo que puede provocar problemas de audición y equilibrio.

El equipo asegura que los hallazgos explican por qué algunos pacientes con COVID-19 han informado pérdida de audición, tinnitus (zumbidos), mareos y dificultades con el equilibrio.

Los coautores principales, la doctora Konstantina Stantovic y la doctora Lee Gherke, habían estado estudiando por qué virus como las paperas y la hepatitis afectan la audición antes de que ocurriera la pandemia. En marzo de 2020, después de que comenzaron a ver que los pacientes con coronavirus informaban sordera, mareos o tinnitus, decidieron centrarse en el SARS-CoV-2.

Para el estudio, el equipo utilizó nuevos modelos celulares de células del oído interno humano y difícil de obtener del oído interno humano. Mientras que otros estudios se han visto obstaculizados por la falta de tejido del oído interno, afirman.

“Tener los modelos es el primer paso, y este trabajo abre un camino ahora para trabajar no solo con el SARS-CoV-2, sino también con otros virus que afectan la audición”, sostuvo Gehrke, profesor del Instituto de Ingeniería y Ciencia Médica del MIT, en una declaración.

Los investigadores tomaron células madre humanas y las transformaron en células madre “pluripotentes”, que pueden adoptar muchas formas diferentes en el cuerpo. Luego, transformaron las células madre en diferentes tipos de células del oído interno, incluidas las células ciliadas, las células de soporte, las fibras nerviosas y las células de Schwann, que podrían cultivarse en una capa 2D o en organoides 3D.

Más adelante, se tomaron células de los 10 pacientes de COVID-19 que se sometieron a cirugía por una afección que causa ataques de vértigo o un tumor que causa una pérdida auditiva severa y mareos. 

Tanto en los modelos como en las muestras de oído humano, el equipo encontró que las células ciliadas y las células de Schwann tenían proteínas que el coronavirus necesita tener para ingresar e infectar las células.

Esto es especialmente importante porque las células ciliadas ayudan a las personas a mantener el equilibrio y comprender el movimiento de la cabeza. Sin embargo, el virus no pudo ingresar a los otros tipos de células que estudiaron.

Otra teoría es que se escapa por la nariz a través de pequeñas aberturas que rodean los nervios olfatorios e infecta los nervios craneales, incluido el que conecta con el oído interno.

Los investigadores no conocen el porcentaje de pacientes con el virus que informan tener dificultades auditivas, un problema que se agrava por la falta de pruebas al comienzo de la pandemia.

“Inicialmente, esto se debió a que las pruebas de rutina no estaban disponibles para los pacientes a los que se les diagnosticó COVID-19, y también, cuando los pacientes tenían más complicaciones potencialmente mortales, no prestaban mucha atención a si su audición estaba reducida o si tenían tinnitus”, sostuvo Stankovic.

Y concluyó: “Todavía no sabemos cuál es la incidencia, pero nuestros hallazgos realmente exigen una mayor atención a los síntomas audiovestibulares en personas con exposición al COVID-19”.

Jueves, 04 Noviembre 2021 14:33

Anmat aprobó dos nuevos test para Covid-19

La UNSAM y la empresa nanobiotecnológica CHEMTEST siguen mostrando de modo ejemplar lo potentes que pueden resultar las articulaciones público-privadas. En esta ocasión la sinergia universidad-empresa permitió el desarrollo de dos nuevos productos que la semana pasada obtuvieron la aprobación de la ANMAT.

El producto más novedoso es un kit para la medición cuantitativa de anticuerpos para COVID19 en base al primer estándar internacional elaborado por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Se llama Chemlis COVID-19 Quanti IgG y es el primero de su tipo en Argentina. No sólo informa si una persona tiene anticuerpos: también dilucida si los tiene en cantidad suficiente para estar protegida. En este sentido es ideal para esta etapa de la pandemia, ya que a partir de parámetros internacionales permite decidir si es necesario administrar dosis de refuerzo de las vacunas contra COVID19.

El otro producto es la versión 2.0 del test molecular para COVID19 aprobado en junio de 2020, ELA Chemstrip. La versión mejorada es más fácil y rápida de usar y tiene menor costo. Con estas incorporaciones, ya son cuatro los productos de la línea diagnóstica dedicada a COVID19. El segundo fue el test rápido de anticuerpos CHEMSTRIP COVID19 IgM / IgG Cardtest.

Investigadores de CHEMTEST y del IIB de la UNSAM

El equipo de investigación y desarrollo (I+D) detrás de estos dos nuevos productos estuvo compuesto por 12 científicxs, distribuidos en dos grupos: el del Instituto de Investigaciones Biotecnológicos (IIB) y el de CHEMTEST. Los líderes y articuladores de los dos grupos fueron los investigadores del IIB y directores de CHEMTEST Diego Comerci, Juan Ugalde y Andrés Ciocchini. Por parte del IIB participaron lxs investigadorxs Cecilia Czibener, Diego Rey Serantes, Soledad Guidolin y Julieta Roldán.

Es muy motivador trabajar en equipo para ofrecer una solución a la sociedad. La investigación científica en ciencia básica tiende a ser más individual y entre las satisfacciones más grandes está la de publicar un artículo en revistas como Science. Con la pandemia y el redireccionamiento de mi trabajo descubrí que estos desarrollos ofrecen otro tipo de motivación y satisfacciones: desde trabajar en equipo y sentir que lo que una hace forma parte de una rueda, a la satisfacción de ver el producto final, contó la investigadora del CONICET en el IIB, Cecilia Czibener.

Por Chemtest participaron Luciano Melli, Stella Maris Landivar, Agustina Carreño, Aldana Arias y Tamara Laube. Melli, Landivar y Carreño son egresados de la Licenciatura en Biotecnología de la UNSAM y Melli y Landivar hicieron además el Doctorado en Biología Molecular y Biotecnología, también en la UNSAM. La tesis doctoral de Melli fue elegida como la mejor del campo en 2017-2018 y la de Landivar está próxima a ser defendida.

En este proyecto participamos diferentes generaciones de doctores y doctoras en Biotecnología y Biología Molecular de la UNSAM: Juan, Diego, Andrés y Cecilia son de la primera generación, yo sería de la segunda y Stella Maris de la tercera. Compartimos el mismo proyecto de desarrollar biotecnología en Argentina, para atender las necesidades del país, aseguró Luciano Melli, quien se desempeña como investigador del CONICET en CHEMTEST y coordinó junto con Stella Maris Landivar el equipo de trabajo al que también aportaron Carreño, Aria y Laube.

Me sumé a CHEMTEST desde el principio, cuando era una start up incipiente y recorrimos los momentos más duros. Ver a la empresa consolidada y floreciendo es un sueño cumplido, compartió Melli.

Chemlis COVID-19 Quanti IgG

Es un test de laboratorio (se hace con placas Elisa de 96 pocillos) para la detección cualitativa y cuantitativa de anticuerpos anti-SARS-CoV2, a partir de una muestra de sangre (en la reacción se usa suero o plasma obtenido con EDTA, heparina o citrato de sodio).

Detecta todos los anticuerpos dirigidos contra la proteína Spike, con un 100% de sensibilidad y especificidad diagnóstica. Como además fue especialmente diseñado para la determinación en Unidades Internacionales/ml (UI/ml) utilizando como referencia el Primer Estándar Internacional WHO para la inmunoglobulina humana anti-SARS-CoV2 (Código NIBSC: 20/136), es ideal para hacer seguimiento y evaluación de la respuesta inmunológica post vacunación y post COVID19.

Es una herramienta central para determinar quién y cuándo necesita una tercera dosis de refuerzo, porque cuando caen los anticuerpos hay que volverlos a subir con un shot más de vacuna, explicó Diego Comerci, director de CHEMTEST.

Durante el desarrollo del producto se evaluó su desempeño diagnóstico en una población de vacunados con dos dosis de Sputnik V, con y sin infección previa. Como se muestra en la figura de más abajo, las muestras obtenidas de individuos vacunados con infección previa arrojaron valores de reactividad en promedio muy superiores a los obtenidos con las muestras de individuos solo vacunados. Este tipo de información es útil por ejemplo determinar que quienes no estuvieron infectados tengan prioridad para dosis de refuerzo respecto de quienes superaron la infección por COVID19.

ELA Chemstrip 2.0

El kit ELA Chemstrip fue desarrollado por las empresas biotecnológicas CHEMTEST y PB-L en conjunto con la UNSAM y la UNQ. Es un test de diagnóstico molecular (PCR) por amplificación isotérmica, que desde su presentación en junio de 2020 se utilizó en más de 600 mil determinaciones en todo el país. La semana pasada la ANMAT aprobó la versión 2.0 de ese kit, que trae mejoras que lo hacen más fácil, rápido y económico de utilizar. A diferencia de la versión original, la 2.0 trae una solución para inactivar el virus presente en las muestras: hay que poner unas gotitas en el tubo con el hisopo y agitar. Cinco minutos después esa muestra se puede manipular sin peligro de contagio. “El protocolo indica que si no se inactiva la muestra, el testeo tiene que realizarse dentro de una campana de extracción, que es costosa y requiere habilitaciones. Eso va en contra del sentido con el que hacemos nuestros kits, que es permitir la descentralización de los testeos y su ejecución en lugares con poca infraestructura”, explicó Juan Ugalde, director de CHEMTEST y decano del Instituto de Investigaciones Biotecnológicas de la UNSAM.

Otra ventaja de la versión 2.0 es que utiliza una sola tira reactiva, en lugar de dos. “El Kit ELA Chemstrip ofrece resultados tan confiables como una PCR, con menos equipamiento. Con estos cambios se requiere todavía menos equipamiento: lo más complejo es un equipo (termobloque) para calentar las muestras a temperatura constante para multiplicar la presencia del virus y hacer más fácil su detección”, explicó Ugalde.

Página 1 de 142