Hoy en Revista Dosis

Hoy, el contexto generado por la pandemia ha puesto en pausa actividades esenciales en el mundo entero; Sin embargo, algo que no se puede poner en pausa es la salud de los pacientes, porque las enfermedades no se detienen. Esto cobra especial relevancia en la hipertensión arterial pulmonar, una enfermedad en la que la expectativa de vida de una persona sin tratamiento puede ser de 2.8 años. Gracias a los avances científicos y a la innovación en tratamientos, hoy con un diagnóstico a tiempo y el acceso oportuno a los tratamientos y sin pausa, los pacientes pueden controlar la enfermedad y mejorar su calidad de vida.

 

En todas las enfermedades es importante la continuidad de los tratamientos, pero por la naturaleza de la hipertensión arterial pulmonar, sus síntomas discapacitantes y su carácter progresivo y mortal, un diagnóstico precoz y el acceso a los tratamientos sin pausa pueden hacer una gran diferencia en la calidad de vida de los pacientes y en la disminución de la mortalidad.

 

Existe una gran necesidad de dar visibilidad y educar sobre esta enfermedad poco frecuente, considerada como una enfermedad huérfana, por su incidencia estimada de 2.4 casos por millón de habitantes, de acuerdo con el estudio de registro nacional francés del año 2002 - y que es más frecuente en mujeres que en hombres en relación de 4 a 1.

 

Janssen, Compañías Farmacéuticas de Johnson & Johnson, tiene un compromiso con la salud de los pacientes y reconoce que los pacientes con HAP no pueden poner en pausa su salud. Es por ello que en el marco del mes de la concientización sobre la hipertensión pulmonar y del día latino de la hipertensión pulmonar -a celebrarse el 23 de noviembre- convocó a periodistas de América Latina para enfatizar la importancia de contar con un diagnóstico precoz y el acceso a tratamientos oportunos y continuos para que los pacientes con HAP, que pueden tener un pronóstico terminal, no pongan en pausa su salud.  

 

"La hipertensión arterial pulmonar (HAP) es un tipo de hipertensión pulmonar del grupo 1; es una enfermedad grave, progresiva y discapacitante, que se caracteriza por el aumento de la presión en las arterias pulmonares, y que vuelve difícil la actividad que para los seres humanos siempre ha sido sencilla y natural: respirar", afirma el neumólogo Dr. Tomás Pulido, jefe del departamento de cardio neumología del Instituto Nacional de Cardiología Ignacio Chavez en Ciudad de México.

"Debido a que los signos y síntomas son similares a los de otras afecciones cardiacas y pulmonares, la HAP es difícil de diagnosticar. No tratarla o diagnosticarla a tiempo puede dar lugar a una insuficiencia cardiaca, una de las causas más frecuentes de muerte en estos pacientes"    

 

Precisamente, uno de los grandes retos a los que se enfrentan los pacientes con HAP en América Latina es lograr el diagnóstico precoz. La demora desde el inicio de los síntomas hasta el diagnóstico puede ser hasta de 4 años promedio. Lo que se traduce en que muchos pacientes inician el tratamiento cuando el estadío de la enfermedad ya está muy avanzado.

 

¿Cómo acortar el tiempo de diagnóstico en nuestra región?

Patricia Avellana, especialista en cardiología, enfatiza sobre la importancia de crear conciencia sobre esta enfermedad en la comunidad médica -internistas, generalistas. "Existen más de 7.000 enfermedades huérfanas, es prácticamente imposible que un médico pueda reconocer todas estas patologías. Dentro de este panorama complejo, es clave dar visibilidad a los médicos sobre la HAP para que sepan referir a los pacientes a los centros especializados, explica la Dra. Avellana. "Incrementar la red de referencias sería uno de los primeros pasos para lograr que los pacientes inicien sus tratamientos de forma oportuna", continua.  

 

Acceso continuo a los tratamientos innovadores y de calidad, otra de las necesidades insatisfechas de los pacientes con HAP en América Latina.  

 

En muchos países de América Latina, los pacientes diagnosticados con HAP no consiguen los tratamientos oportunos o las terapias innovadoras que pueden detener la progresión de la enfermedad y disminuir la mortalidad. En algunos, solo hay acceso limitado a ciertos medicamentos y en otros solo se consiguen a través de una autorización especial. "Hay una gran oportunidad de crear conciencia y trabajar con los sistemas de salud para que consideren la HAP como una enfermedad prioritaria, y que todos los tratamientos estén disponibles de forma continua y sin pausa para los pacientes", agrega la Dra Avellana.

 

La HAP es una enfermedad grave aún sin cura. Sin embargo, el diagnóstico y tratamiento oportuno y sin pausa pueden ser la diferencia entre la vida y la muerte para estos pacientes.

Incrementar la educación sobre la enfermedad y su impacto en la sociedad es fundamental para que los pacientes con hipertensión pulmonar arterial en América Latina no pongan en pausa su salud.

La Estrategia Mundial de la OMS para Acelerar la Eliminación del Cáncer del Cuello Uterino, cuyo lanzamiento ha tenido lugar hoy, se basa en tres pilares fundamentales: la vacunación, la detección y el tratamiento. La aplicación con éxito de los tres podría llevar a una reducción de más del 40% de los nuevos casos de la enfermedad y evitar 5 millones de muertes relacionadas con ella para el año 2050.

El evento que ha tenido lugar hoy constituye un hito histórico, ya que por primera vez 194 países se comprometen a eliminar un cáncer, como resultado de la adopción de una resolución en la Asamblea Mundial de la Salud de este año.

El logro de las siguientes metas para el año 2030 pondrá a todos los países en el camino hacia la eliminación:

  • 90% de las niñas totalmente vacunadas antes de cumplir los 15 años con la vacuna contra el virus del papiloma humano
  • 70% de las mujeres examinadas antes de los 35 años y nuevamente antes de los 45 años mediante una prueba de alta precisión
  • 90% de las mujeres diagnosticadas con cáncer del cuello uterino reciben tratamiento (90% de las mujeres con lesiones precancerosas y 90% de las mujeres con cáncer invasivo).

En la estrategia también se destaca que la inversión en las intervenciones para alcanzar esas metas puede generar considerables beneficios económicos y sociales. Se estima que por cada dólar que se invierta en la estrategia hasta 2050 y más allá, volverán a la economía 3,20 dólares gracias al aumento de la participación de la mujer en la fuerza de trabajo. La cifra se eleva a 26 dólares si se consideran los beneficios que reporta la mejora de la salud de las mujeres a las familias, las comunidades y las sociedades.

“La eliminación de un cáncer habría parecido un sueño imposible hace un tiempo, pero ahora disponemos de herramientas costoeficaces y basadas en datos científicos que pueden hacer realidad ese sueño”, dijo el Director General de la OMS, el doctor Tedros Adhanom Ghebreyesus. “No obstante, solo podremos eliminar el cáncer del cuello uterino como problema de salud pública si aunamos el poder de las herramientas que tenemos con la determinación implacable de ampliar su uso a nivel mundial.”

El cáncer del cuello uterino es una enfermedad que se puede prevenir. También se puede curar, si se detecta a tiempo y se trata adecuadamente. A pesar de ello, es el cuarto cáncer más común entre las mujeres de todo el mundo. Si no se adoptan medidas adicionales, se prevé que la cifra anual de nuevos casos de cáncer del cuello uterino aumente de 570.000 a 700.000 entre 2018 y 2030, y que la cifra anual de muertes aumente de 311.000 a 400.000. La incidencia de este cáncer es casi el doble en los países de ingresos bajos y medianos, y sus tasas de mortalidad son tres veces superiores a las de los países de ingresos altos.

“La elevada carga de mortalidad asociada al cáncer del cuello uterino es consecuencia de decenios de falta de atención por parte de la comunidad de salud mundial. No obstante, eso es algo que puede cambiar”, señaló la Subdirectora General de la OMS, la doctora Princess Nothemba (Nono) Simelela. “Algunos avances esenciales en este sentido son la disponibilidad de vacunas profilácticas; los enfoques de bajo costo para la detección y el tratamiento de los precursores del cáncer del cuello uterino; y métodos novedosos de formación quirúrgica. El compromiso compartido por los países de todo el mundo con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), sin dejar a nadie atrás, está abriendo un nuevo camino para acabar con el cáncer del cuello uterino.”

Sin embargo, el lanzamiento de la estrategia tiene lugar en un momento de gran dificultad.

La pandemia de COVID-19 ha creado obstáculos para la prevención de las muertes por cáncer, entre los que cabe mencionar la interrupción de los servicios de vacunación, detección y tratamiento; el cierre de fronteras, que ha reducido la disponibilidad de suministros e impedido la circulación de ingenieros biomédicos cualificados para ocuparse de las tareas de mantenimiento del equipo; nuevos impedimentos para que las mujeres de zonas rurales viajen a los centros de envío de pacientes para recibir tratamiento; y el cierre de escuelas, que interrumpe los programas de vacunación en esos establecimientos. A pesar de ello, la OMS insta a todos los países a que, en la medida de lo posible, velen por que la vacunación, la detección y el tratamiento puedan continuar en condiciones de seguridad, con todas las precauciones necesarias.

“La lucha contra el cáncer del cuello uterino es también una lucha por los derechos de la mujer: el sufrimiento innecesario causado por esta enfermedad evitable refleja las injusticias que afectan de manera singular a la salud de la mujer en todo el mundo”, indicó la doctora Simelela. “Juntos podemos hacer historia al asegurar un futuro sin cáncer del cuello uterino.”

El lanzamiento se está celebrando con un día de movilización a escala mundial, en el que los ministerios de Salud, las entidades asociadas y las activistas contra el cáncer participan en actividades dirigidas a mejorar el acceso de las niñas y las mujeres a la prevención y el tratamiento del cáncer.

Monumentos de todo el mundo se están iluminando con el color verde turquesa asociado al cáncer del cuello uterino, desde las Cataratas del Niágara en América del Norte hasta el Marco de Dubai, al igual que los contornos de ciudades de toda Australia.

De acuerdo a los reportes de la Organización Mundial de la Salud (OMS), a nivel global entre un 70 y un 80% de las personas hospitalizadas por COVID-19 reciben antimicrobianos frente a la sospecha de la presencia de una infección respiratoria baja (IRB), situación que no siempre está presente, ya que los reportes científicos muestran una posibilidad de coinfección, es decir la presencia del virus SARS CoV-2 y una bacteria, en no más de un 6% de los casos. Esta situación podría producir la aparición y propagación aceleradas de resistencia a los mismos, situación que no es nueva y que preocupa a las autoridades sanitarias de todo el mundo.
 
En esa misma línea, desde la Sociedad Argentina de Infectología (SADI), en el marco de la Semana del Uso Responsable de Antimicrobianos' una iniciativa que promueve la OMS a nivel mundial y que se conmemora del 18 al 24 de noviembre, hicieron un llamado a tomar mayor conciencia sobre esta problemática y a restringir el uso de antibióticos solamente para aquellos casos con indicación médica precisa, mensaje que va dirigido no solo a la población general sino a las autoridades sanitarias, farmacéuticos y dispensadores de farmacias y a la propia comunidad médica.
 
"Se calcula que para el 2030 el consumo mundial de antimicrobianos aumentará un 67% y en el 2050 la resistencia antimicrobiana será una de las principales causas de muerte, superando al cáncer. La resistencia antimicrobiana avanza más rápido que la generación de nuevos antibióticos. A nivel mundial, durante la pandemia de coronavirus se vio que, aunque estemos ante la presencia de una enfermedad viral, hubo un aumento del consumo de antibióticos por dos factores. El primero, asociado a la indicación de antibióticos habitual frente a la neumonía de la comunidad, cuando en realidad la coinfección 'bacterias-virus' en pandemia es menor al 6% de los casos, entonces allí hay una sobreprescripción de antibióticos. El segundo factor es que los pacientes que se internan y que están gravemente enfermos por Covid- 19, sufren infecciones asociadas al cuidado de la salud al estar ventilados, con catéteres o sonda vesical, y estas infecciones son las que se relacionan mayoritariamente con gérmenes multirresistentes; son las infecciones intrahospitalarias que requieren un alto consumo de antibióticos de amplio espectro", sostuvo la Dra. Wanda Cornistein, infectóloga, coordinadora del Programa de Resistencia Antimicrobiana de la SADI y Jefa de Control de Infecciones del Hospital Universitario Austral.
 
La resistencia es un mecanismo natural, entre otros, que tienen las bacterias para defenderse de un ámbito que les resulta hostil, esto lo hacen no sólo en el cuerpo sino donde estén, en la tierra, el agua, donde sea. 'Klebsiella pneumoniae' y 'Pseudomonas aeruginosa' son algunas de las bacterias que se adaptan a los antibióticos, generan mecanismos para sobrevivir y poseen mayor resistencia.
 
Se calcula que cada año unas 700.000 personas mueren en todo el mundo como consecuencia de la resistencia antimicrobiana y que de no tomarse medidas al respecto esa cifra llegará a los 10 millones para el 2050 .
 
Además, de acuerdo con una base de datos sobre la eficacia de tratamientos con antibióticos y nuevos patrones de resistencia realizado en más de 60 países, se ha registrado un incremento en la resistencia de algunas bacterias Gram negativas en América Latina, de alrededor de un 14% en 2011 a 29% en 2016 . 
 
Según señaló el Dr. Francisco Nacinovich, integrante del Programa de Resistencia Antimicrobiana de la SADI y jefe de Infectología del Instituto Cardiovascular de Buenos Aires (ICBA), el mecanismo de la resistencia necesita muy poco estímulo para gatillarse y no tiene que ver con la cantidad ni la duración de un tratamiento antibiótico.
 
"Un solo comprimido de cualquier antibiótico mal prescripto, sobre todo para infecciones virales respiratorias, es suficiente para que el microorganismo desarrolle los mecanismos para ser resistente a ese antibiótico. Los antimicrobianos cuando están indicados adecuadamente en una infección documentada, con cultivo y datos clínicos, erradican el germen y resuelven la enfermedad sin mayores consecuencias. Ahora, si se dan antibióticos para una infección viral, que es donde más se utiliza por error (para las bronquitis, para las faringitis, que en el 80-90% de los casos son causadas por virus), las bacterias que viven con nosotros habitualmente se sienten agredidas y reaccionan haciéndose resistentes", indicó el Dr. Nacinovich.
 
Para el Dr. Lautaro De Vedia, infectólogo, ex presidente de la SADI y jefe de la División Asistencia Especial del Hospital Muñiz de Buenos Aires, con la pandemia de Covid-19 la situación de la resistencia antimicrobiana tendió a empeorar, debido a la administración innecesaria de antibióticos por parte del equipo médico. 
 
"En un principio cuando uno recibía a un paciente no sabía si tenía coronavirus o una neumonía bacteriana, entonces ante la duda, particularmente en los pacientes graves, se le daba antibióticos hasta tener los resultados. Ahora tenemos recomendaciones desde la SADI que nos indican ser cautos, recordando la poco frecuente de la convivencia de bacterias y virus, y que si hay que hacer un tratamiento antibiótico debe ser por períodos más breves, y en los pacientes no tan graves tal vez abstenerse de suministrarlos cuando se sospecha de Covid a la luz de la radiografía o datos de laboratorio. Hay que dejar el antibiótico solo para los casos de sospecha de coexistencia del virus SAAR-CoV-2, con una infección bacteriana", detalló el Dr. De Vedia.
 
"El mal uso de antimicrobianos va incluso más allá de la situación puntual de la pandemia y representa una problemática con múltiples responsabilidades. Este tema nos incumbe a todos, los médicos tenemos mucha responsabilidad, hoy se sabe que los tratamientos aun siendo más breves son igual de efectivos que los que hacíamos antes, que eran prolongados; hay que prescribir antibióticos sólo cuando es estrictamente necesario. Por su parte, la población tiene que saber que el antibiótico sólo tiene que ser prescripto por el médico o el odontólogo y que los farmacéuticos también juegan un rol importante, no deben vender los antibióticos sin receta, a su vez las autoridades y gobiernos también deben controlar", insistió el Dr. De Vedia.
 
"En los Estados Unidos, 2 de cada 5 personas que se encuentran bajo tratamiento antibiótico consultan a la guardia por presentar eventos adversos asociados como diarrea, molestia gastrointestinal, prurito, dolor en la boca del estómago, hasta un evento muy frecuente que es la diarrea por 'clostridioides difficile' que es una bacteria que se manifiesta por el uso de antibióticos, todo esto más la resistencia. En ese país hay una vigilancia estricta de los efectos adversos asociados a antibióticos, en Argentina no todos los lugares tienen implementados sistemas de vigilancia, entonces no sabemos a ciencia cierta cuál es el número de eventos adversos. Además, muchas veces nos enfrentamos a la exigencia del paciente por la prescripción de antibióticos, cuando debería ser todo lo contrario: el médico debería explicar la razón por la cual indica el antibiótico, que debería ser una práctica excepcional", explicó la Dra. Cornistein.
 
 "En 2010 la tasa de infecciones por bacterias resistentes como la 'Klebsiella pneumoniae resistente a carbapenemes' o productora de carbapenemasas (KPC) era del 3,6% cada 10 mil egresos hospitalarios en la Ciudad de Buenos Aires, en 2014 había trepado al 39,1%. En Argentina se estima que la mortalidad por infarto de miocardio esta alrededor del 5%, mientras que ahora una infección por una bacteria multirresistente puede tener una mortalidad superior al 40-60%. Estamos en un escenario donde tenemos bacterias para las cuales no tenemos antibióticos para combatirlas. Esto ya ocurre, es una realidad en Argentina y es muy serio; y no tenemos mucho tiempo para resolver este problema: se calcula que para 2050 se van a morir más personas por gérmenes resistentes que por cáncer u otras enfermedades como las cardiovasculares", concluyó el Dr. Nacinovich.

Uno de los temas sobresalientes que se expondrán en el 46° Congreso Argentino de Cardiología es la presentación de un documento conjunto elaborado por especialistas de la Sociedad Argentina de Cardiología (SAC) y la Federación Argentina de Cardiología (FAC) denominado 'Recomendaciones para el manejo de los pacientes con insuficiencia cardíaca. Uso de nuevas drogas antidiabéticas en Insuficiencia Cardíaca'. Según este trabajo, un grupo de nuevas drogas para el tratamiento de la diabetes tipo 2, denominadas 'iSGLT2', demostró reducir tanto la hospitalización como la mortalidad en pacientes cardíacos con y sin diabetes.

Esta conclusión resulta de gran impacto si se toma en cuenta que la insuficiencia cardíaca (IC) representa en la Argentina la primera causa de muerte cardiovascular, superando a la cardiopatía isquémica, la enfermedad cerebrovascular y la hipertensión arterial en número de decesos anuales, según las estadísticas gubernamentales del año 2018. Además, quienes presentan diabetes tipo 2 tienen más del doble de riesgo (112%) de padecer IC en comparación con la población general.

"Como la insuficiencia cardíaca es una enfermedad de la gente grande, esta afección puede estar presente junto con otros problemas de salud al mismo tiempo, uno de ellos es la diabetes tipo 2. Ambas enfermedades tienen mecanismos fisiológicos en común y además comparten factores de riesgo, lo que hace que muchas personas tengan las dos patologías a la vez, de hecho, más o menos el 40% de personas con insuficiencia cardíaca tiene diabetes y otro tanto ya presenta exceso de glucosa en sangre o aún no recibió diagnóstico de su diabetes. Solamente un 20% de personas con insuficiencia cardíaca tiene un metabolismo normal del azúcar, el resto presenta algún tipo de trastorno", señaló el Dr. Enrique Fairman, cardiólogo y miembro del Comité Organizador del 46° Congreso Argentino de Cardiología.

El síntoma más importante de la IC es la falta de aire, que es el que mayoritariamente lleva a la gente a la consulta médica. A eso se suma la retención de líquido que provoca edema en las piernas, el mismo edema que a nivel pulmonar produce la falta de aire. También pueden aparecer tos y una disminución en la cantidad de orina diaria.

"Si la persona con insuficiencia cardíaca también tiene diabetes, presenta mucho más riesgo de mortalidad, y viceversa. A su vez, el individuo con IC tiene más riesgo de desarrollar diabetes que uno que no. La principal causa de muerte en las personas diabéticas es cardiovascular, las guías de diabetes y enfermedad cardiovascular ponen mucho énfasis en la importancia de que las personas con diabetes se hagan controles cardiovasculares", sostuvo el Dr. Fairman.

En Argentina se calcula que el 12,7% de los mayores de 18 años tienen diabetes tipo 2, llegando al 20% en los mayores de 65 años. Estas cifras se encuentran en claro aumento, lo mismo que factores de riesgo asociados a la enfermedad, como el sobrepeso y obesidad (61,6%), el sedentarismo (64,9%) y la hipertensión arterial (34,6%).

Según la Dra. Mirta Diez, cardióloga y Secretaria del Comité Organizador del 46° Congreso Argentino de Cardiología, en las últimas tres décadas cambió la historia de los pacientes con insuficiencia cardíaca, porque se encontraron drogas que prolongan la vida. El último avance tiene que ver con la familia de drogas llamadas iSGLT2 o 'glifozinas', que se diseñaron para el tratamiento de la diabetes, pero que demostraron que no sólo eran seguras desde el punto de vista cardiovascular, sino que además reducían la tasa de hospitalización y de mortalidad de las personas con insuficiencia cardíaca diabéticas y no diabéticas.

"Esto generó un entrecruzamiento muy profundo entre la diabetes y la insuficiencia cardíaca, porque son enfermedades comunes que pueden coexistir y donde cada una predispone al desarrollo de la otra; ahora -además- tienen tratamientos comunes. Lo que se vio es que la hospitalización se reduce en promedio un 30% y la mortalidad en pacientes con IC con y sin diabetes baja un 14%", completó el Dr. Fairman.

De acuerdo con los indicado por el Dr. Fairman, hay dos grandes estudios que mostraron esto, uno llamado DAPA-HF, que tuvo la característica distintiva de evaluar por primera vez una droga antidiabética, la dapaglifozina, como tratamiento de la insuficiencia cardíaca en pacientes con y sin diabetes 2, y mostró que se reduce la mortalidad en un 18%. Mientras que otro trabajo, denominado EMPEROR, evidenció reducir la mortalidad en un 8%. Cuando se hace un metaanálisis, donde se incluyen ambos estudios, se ve un promedio de reducción del 14% de la mortalidad cardiovascular y del 13% de la mortalidad por cualquier causa.

"Este grupo de drogas que vienen del campo de la diabetes, mostró mejorar la hospitalización por insuficiencia cardíaca inicialmente en pacientes diabéticos. Los resultados fueron tan contundentes que se probaron en población con IC, con o sin diabetes. En este escenario lograron reducir la muerte cardiovascular y la hospitalización por insuficiencia cardíaca, además de alcanzar efectos beneficiosos sobre la función renal. El impacto clínico es que disponemos de una estrategia de tratamiento adicional para la IC que tiene una mortalidad del 8 al 15% al año según el grado de severidad", manifestó la Dra. Mirta Diez.

Para la especialista, el abordaje de la insuficiencia cardíaca supone dos grandes pilares: por un lado, los pacientes tienen que adherir a medidas higiénico-dietéticas como la restricción de sal, el abandono del tabaco, realizar actividad física regularmente y recibir los grupos de drogas que tienen un beneficio en la mortalidad cardiovascular y la hospitalización por IC, es decir aquellas que enlentecen la progresión de enfermedad. Estos grupos de drogas son las denominadas 'inhibidores del sistema renina angiotensina' (ARNI, iECA o ARA II); los 'betabloqueantes'; los 'antagonistas del receptor mineralocorticoideo' y ahora los 'iSGLT2'.

"Las guías de manejo de la insuficiencia cardíaca y los resultados de los trabajos clínicos nos muestran con alto nivel de evidencia los tratamientos a seguir. Ahora el desafío es trasladar este conocimiento y la evidencia a la población. Se requiere de programas o clínicas de IC que realicen educación a los pacientes, que tengan seguimientos estandarizados y control de la calidad de atención. Por otra parte, sigue siendo un desafío el acceso a la medicación de manera universal", concluyó la Dra. Diez.

Los tumores malignos más frecuentes en la piel son el cáncer de piel no melanoma (carcinoma basocelular o espinocelular) y el cáncer de piel melanoma (que es un tumor más agresivo y con mayor tasa de mortalidad.

El cáncer de piel es el cáncer más común en el ser humano aunque no encabeza las estadísticas en incidencia de cáncer ya que se tienen en cuenta los cánceres de piel no melanoma quienes presentan menores tasas de mortalidad comparados con el resto de los tumores. No obstante, los carcinomas, pueden dañar gravemente la salud y también pueden producir la muerte.

La principal causa relacionada es la radiación ultravioleta (UV) proveniente de la exposición solar durante toda la vida y principalmente en los primeros 10 años de vida. También son fuente de radiación UV las formas artificiales de bronceado (camas solares, cabinas y lámparas). Por tanto decimos que es posible prevenir el cáncer de piel y por esto nos enfocaremos en las posibilidades y dificultades en su implementación.

¿Cómo debe ser la prevención en el adulto?
Es conocida y adecuadamente interpretada por la mayoría de  las personas. En las campañas de prevención encontramos pautas que van desde horarios de exposición, uso de protector solar, sombreros adecuados, hasta prendas con protección UV tanto en las actividades veraniegas como en la nieve. Debemos incorporar la premisa de que la piel se debe cuidar todo el año.

Además de recordar los signos de alarma para consultar y promover el chequeo anual para lograr un diagnóstico y tratamiento precoz, debemos incorporar el hecho de que un tumor de piel se ve, pero la radiación UV no se ve. Por lo que crear el hábito en el adulto no es sencillo, como tampoco enfrentar barreras socioculturales, como por ejemplo, el no querer salir a la calle con un sombrero de ala que nos proteja adecuadamente (cosa que no sucede en otros países). El adulto además no es sólo responsable de sí mismo sino de aplicar-enseñar las pautas de prevención a los niños. Esto nos traslada a un nivel con más posibilidades de éxito en prevención: el niño.  

¿Y en el niño?
La adquisición de hábitos en la infancia es fundamental y se logra con más naturalidad cuando son implementadas inicialmente desde el hogar. La información les llega de dispositivos electrónicos e instituciones educativas. Es interesante conocer cómo se implementa la fotoeducación desde el nivel inicial en países con alta incidencia de melanoma, que son modelo en prevención como lo es Australia. Desde pequeños, los niños ingresan al aula y su primera actividad es ver junto con su educadora la escala de colores que representan los diferentes grados de  radiación UV, identifican el color que tienen ese día  y relacionan los elementos de protección que necesitan utilizar para protegerse. El resultado es un niño, que sin cuestionar antes de exponerse al sol, escoge con total naturalidad un sombrero de ala, se coloca protector solar y está atento a los horarios.

¿Qué debe motivar una consulta?
Una lesión/lunar, nuevo o preexistente, que cambie de forma, color, tamaño, sangre - se lastime, genere prurito o presente áreas que impresionen de curación espontánea. También amerita una consulta la exposición solar laboral o recreacional, los antecedentes de quemaduras solares importantes y el control de quemaduras por fuego u otras substancias.

Asimismo, aquellos pacientes con un fototipo (tipo de piel) de riesgo y los pacientes que tengan antecedentes personales o familiares de tumores de piel, deben permanecer en control según lo indique el especialista.

Los pacientes sometidos a radioterapia por otras patologías deben realizar control de la piel irradiada. Y también los pacientes que se encuentran sometidos a un tratamiento inmunosupresor como es el caso de pacientes transplantados o tratados con medicación inmunosupresora por otras patologías.
Si bien se promueve el autoexamen para lograr un diagnóstico precoz debemos tener presente que no es posible ver todas las áreas del cuerpo por tanto es aconsejable visitar al profesional médico para un chequeo anual.

¿Se debe consultar durante la pandemia?
Teniendo en cuenta las pautas de cuidado, es importante que no nos encontremos ante una situación de progresión de enfermedades de la piel por miedo al contagio. Las vías de comunicación para efectuar consultas virtuales han progresado, y si bien es muy importante poder evaluar en forma presencial las lesiones de piel, en más de una oportunidad se puede realizar una consulta virtual. Las consultas presenciales también pueden realizarse en forma segura. El diagnóstico precoz es crucial para el pronóstico del paciente.

¿Tumor es sinónimo de cáncer?
No, el tumor puede ser benigno o maligno. Si es maligno es cáncer. Dentro de los tumores malignos de piel hay una gran variedad de tumores con diferentes grados de agresividad, por lo que un tumor no es comparable a otro. Es por eso, que la experiencia de un paciente no se puede extrapolar a la de otro. Es muy frecuente encontrar que un paciente retrasa su consulta porque un conocido tuvo una experiencia desfavorable durante el tratamiento de un tumor de piel. Siempre es mejor consultar y evacuar las dudas, ya que con la información adecuada, cada paciente puede decidir sobre su futuro tratamiento.

¿Cómo es el primer acercamiento a un tumor maligno en la piel?
Luego de establecida la sospecha por examen clínico, es necesario confirmar a través de una biopsia. La misma debería ser efectuada preferentemente por un dermatólogo o cirujano. Con el resultado se podrá elegir la técnica quirúrgica que proporcione mayor seguridad en términos de curación del tumor.

¿Cómo es el tratamiento quirúrgico?
Un tumor maligno puede ser extirpado en una primera cirugía y efectuar la reconstrucción sólo cuando el patólogo confirma márgenes sanos. De lo contrario la reconstrucción pasará a una segunda intervención. Existen técnicas de examen patológico en el momento de la cirugía, que permitirán estudian los márgenes y definir si es necesario efectuar una ampliación (es decir, resecar más tejido).
En algunos tumores de piel no sólo se efectúa una cirugía sino que además se puede indicar una cirugía sobre los ganglios linfáticos (biopsia de ganglio centinela).
El orden de prioridades será: la curación oncológica, preservación de la función y finalmente la estética. Lo que no quita importancia al resultado estético definitivo y el impacto que éste genere en la calidad de vida del paciente.
Por tanto, la primera cirugía es fundamental en el éxito del tratamiento de los tumores de piel.

¿El tratamiento quirúrgico es el único tratamiento posible?  
Si bien la cirugía es el pilar fundamental en el tratamiento de los tumores de piel, existen otros tratamientos que acompañan a la cirugía (antes y/o después), e inclusive como tratamientos únicos sin cirugía. Se aconseja  que estos tratamientos sean instaurados siempre por un equipo multidisciplinario (cirujanos, dermatólogos, anatomopatólogos, oncólogos-radioterapeutas y paliativistas).

A futuro se estima un aumento progresivo en la incidencia del cáncer de piel. Por lo tanto la educación y la información serán las herramientas clave de prevención para proteger la salud de las personas y la de sus seres queridos.

El decreto 883/2020 tiene características históricas. Es que, por primera vez, se autoriza en el país el autocultivo de cannabis y el Estado nacional se pone a la cabeza para nutrir a entidades públicas de recursos e insumos que faciliten la investigación en entidades públicas.

La normativa publicada en el Boletín Oficial apunta a la modificación central del artículo 8 de la ley 27.350, que hace tres años autorizó el uso para fines medicinales aunque con grandes falencias. Por caso, lo restringía sólo al uso para la epilepsia refractaria.

Ahora, el Gobierno pone en marcha la regulación del cultivo doméstico, como así también la venta de aceites y cremas medicinales en farmacias, y apunta a "poner operativo" el Programa Nacional de Cannabis (REPROCANN), que consiste en un registro de pacientes que tienen indicada la utilización de productores derivados de la planta.

De hecho el texto publicado hoy apunta a las restricciones de la ley vigente: “Tenía restricciones reglamentarias que configuraron barreras al acceso oportuno del Cannabis por parte de la población". Por lo tanto, se aduce, "un núcleo significativo de usuarias y usuarios han decidido satisfacer su propia demanda de aceite de Cannabis a través de las prácticas de autocultivo".

Se reconoce en los últimos tiempos el surgimiento y la multiplicación de "organizaciones civiles que actualmente gozan no solo de reconocimiento jurídico sino también de legitimación social”.

Desde ahora, entidades cannábicas podrán producir. Pero también se asume que el Ministerio de Salud iniciará una carrera para "garantizar los insumos necesarios para facilitar la investigación médica y/o científica de la planta de cannabis".

También se habilitan investigaciones y cultivos en universidades, siempre con fines terapéuticos. Se pondrá el ojo en "la eficiencia en el uso de los recursos, a la producción regional y aquella realizada a través de los laboratorios públicos nucleados en la Agencia Nacional de Laboratorios Públicos (ANLAP)".

No es menor que desde ahora en adelante, todo tipo de pacientes con diferentes patologías y según indicación médica, podrán acceder a los productos en el marco de "un tratamiento medicinal, terapéutico y/o paliativo del dolor" habiendo dado su consentimiento.

La promesa, en tal sentido, es que el Gobierno garantizará la provisión gratuita para quienes no tengan acceso.

Las personas que lo requieran podrán solicitar la autorización "de cultivo para sí, a través de un o una familiar, una tercera persona o una organización civil autorizada".

La norma también deja abierta la apertura de regulaciones de las administraciones provinciales. Días atrás, ANMAT ya había autorizado la comercialización de un producto que contiene cannabidol, el componente terapéutico de la planta.

La pandemia ha modificado la vida de manera rotunda debido a la obligación que implica evitar los contagios y la propagación del virus del Covid-19. Todas las personas cuentan con el mismo riesgo de contraerlo de no seguir las medidas de distanciamiento social e higiene recomendadas por las autoridades de salud. Sin embargo, algunas personas con patologías cardiovasculares tienen mayor probabilidad de agravar sus cuadros clínicos. La adoptación de medidas para la prevención del contagio por Covid- 19 y el miedo generalizado a salir de casa, han provocado que muchas pacientes retrasen la atención ­médica necesaria, aun en presencia de síntomas de enfermedades graves y potencialmente mortales como el infarto agudo de miocardio.

Un trabajo de médicos especialistas argentinos- publicado en la última edición de la revista Medicina- afirma que, de mantenerse un menor control de los factores de riesgo cardiovascular de abril a octubre de 2020, podrían producirse hasta 10.500 nuevos casos prevenibles de enfermedad cardiovascular y entre 6 mil y 9 mil muertes evitables.

Asimismo, durante el periodo de aislamiento estricto se evidenció que la cifra los infartos de miocardio con falla cardíaca aguda llegó al doble de las cifras anteriores al Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO). Dichos casos han sido de carácter grave y de alta mortalidad donde al evento se le suma un cuadro de falla cardíaca aguda (insuficiencia cardíaca), producido por una consulta tardía.

“No debemos perder de vista que las afecciones cardiovasculares, entre las cuales las principales manifestaciones son el infarto agudo de miocardio, el ACV (stroke) y la insuficiencia cardíaca, son responsables cada año en la Argentina de casi 100 mil muertes, lo que representa en promedio 273 fallecimientos diarios”, comentó el Dr. Diego Grinfeld, cardioangiólogo intervencionista, presidente del Colegio Argentino de Cardioangiólogos Intervencionistas (CACI).

Los especialistas recomiendan la consulta temprana ante la aparición de cualquier síntoma de enfermedad cardiovascular, retomar la realización de aquellos estudios programados o recomendados, no abandonar la toma de las medicaciones, mantener las conductas alimentarias y las recomendaciones de actividad física indicadas por su médico.

Siguiendo la línea de los principales centros de salud del país, Confía en tu corazón, la campaña impulsada por el CACI, CACCV, SAC y ADECRA+CEDIM, tiene el objetivo de crear conciencia pública sobre la importancia de tomar medidas inmediatas (consultar al médico, ir al hospital o llamar a los servicios de emergencia) al experimentar síntomas relacionados con enfermedades cardíacas.

“Aunque algunos hospitales pueden registrar menos ingresos de pacientes por ataques cardíacos y otras enfermedades cardiovasculares, eso no significa que dichos eventos estén en declive. Las enfermedades cardiovasculares continúan siendo la principal causa de muerte en todo el mundo: anualmente mueren más personas por enfermedades cardiovasculares que por cualquier otra causa. El grupo de afecciones como el infarto, el ACV y la insuficiencia cardíaca, entre otras, que en conjunto son las responsables de casi 100 mil muertes cada año en nuestro país”, señaló el Dr. Javier Ferrari Ayarragaray, vicepresidente del Colegio Argentino de Cirujanos Cardiovasculares.

Desde ADECRA+CEDIM, el Dr. Alberto Alves de Lima Director Médico de ICBA, Instituto Cardiovascular y miembro de la comisión de directores médicos Adecra+Cedim sostiene que, “Hay un 40% menos de pacientes que consultan por infarto, notamos menos intención de consultar ante síntomas sugestivos. Esto es consistente con lo observado en el resto del mundo, con caídas entre el 30 al 50%. Y resulta más peligroso aún que los pacientes demoran la atención, es decir, llegan más tarde y con peor pronóstico (producto de la demora en la consulta) con el doble de mortalidad que el año pasado”.

Existen diversas patologías relacionadas con emergencias cardiacas como el infarto que no pueden esperar para ser atendidas fuera del contexto de Covid-19. Los ataques al corazón, otro tipo de afecciones pueden alterar el ritmo cardíaco y provocar una muerte súbita cardíaca, junto a la insuficiencia cardíaca y arritmias como la bradicardia, taquicardia y la fibrilación ventricular; son patologías que merecen atención inmediata y seguimiento con el cardiólogo al margen de la cuarentena actual en Argentina.

La insuficiencia cardíaca es una afección grave que ocurre cuando el corazón no puede bombear suficiente sangre para satisfacer las necesidades del cuerpo. En lo que respecta a la Fibrilación Auricular, es un tipo de arritmia que puede causar latidos rápidos e irregulares en las cavidades superiores del corazón llamadas aurículas. Además, la Bradicardia que es un trastorno de la frecuencia cardíaca (pulso) en la que el corazón late demasiado lento: inferior a los 60 latidos por minuto. En cuanto a la Taquicardia, se refiere al latido del corazón rápido con frecuencias cardíacas en reposo superiores a los 100 latidos por minuto. A esta velocidad, el corazón no puede bombear sangre eficientemente hacia todo el organismo y el cerebro.

Tanto el CACI, CACCV, SAC y ADRECRA+CEDIM, buscan brindarle a la comunidad de pacientes cardiovasculares la tranquilidad en cuanto a las condiciones de bioseguridad que los diferentes hospitales, clínicas y centros asistenciales del país tienen. Todos los espacios de atención al igual que el personal médico y asistencial, cumplen los protocolos estrictos de cuidado y seguridad, dando así espacios sanitizados para consulta, exámenes y pruebas de diferente índole que el paciente requiera para su diagnóstico y seguimiento.

Martes, 10 Noviembre 2020 16:00

Concientizar sobre Diabetes

En el marco del Día Mundial de la Diabetes, que se conmemora cada 14 de noviembre (desde 1991), Dermaglós, se suma a la difusión y a la concientización sobre esta enfermedad.

 

Según el Ministerio de Salud de la Nación, la diabetes afecta alrededor de 463 millones de personas en todo el mundo, y al 12,7% de los argentinos de la población adulta, según la última Encuesta Nacional de Factores de Riesgo, que registró un aumento significativo respecto del 9,8% de 2013. Además, estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), indican que el número de personas que padecen diabetes en el mundo se habrá duplicado entre el año 2000 y el 2030, pasando de 171 millones a aproximadamente 578 millones.

 

La diabetes es una afección crónica que se define por presentar niveles aumentados de azúcar en sangre (glucemia), y estos altos índices favorecen la pérdida de líquido general en el cuerpo. Por eso, una de las manifestaciones de la diabetes se da en la piel de los pacientes, que se reseca y agrieta provocando picazón y dolor, y además de producir molestias, favorecen el riesgo de infecciones. Sumado a ello, se acelera el proceso de la glicación en las pieles de las personas con diabetes.

 

La glicación es uno de los principales contribuyentes al envejecimiento de la piel, en el que una molécula de azúcar se une a una proteína de colágeno o elastina o a un lípido, generando radicales libres. En la piel, produce pérdida de elasticidad, rigidez y un color amarillento. El uso de cremas específicas con propiedades antiglicantes protege del proceso, que se acelera en pieles diabéticas.

 

Para facilitar la hidratación específica que necesitan los pacientes diabéticos, Dermaglós, marca líder en el cuidado de la piel de Laboratorios Andrómaco, presentó la Dermaglós Emulsión Piel del Diabético, destinada a la prevención de lesiones para esta patología. La misma otorga máxima hidratación y suavidad a la piel sana, contiene una combinación de Hidroxietil Urea, Aceite de Rosa Mosqueta, Castaño de Indias y componentes antiglicantes que le dan a la piel una hidratación altamente eficaz, ya que disminuye la resequedad especialmente en codos y pies. Un aliado perfecto para el cuidado de la piel.

 

 

Su fórmula contiene:

 

●     Componentes antiglicantes: previenen y revierten el proceso de glicación, al proteger a la piel de la unión de glucosa en las proteínas.

●     Hidroxietil Urea: disminuye la resequedad cutánea previniendo grietas y mantiene una hidratación prolongada por 24 hs.

●     Alantoína y Aceite de rosa mosqueta: ayudan a estimular la cicatrización cutánea.

●     Castaño de indias: ayuda a descongestionar los vasos sanguíneos y tiene propiedades antiinflamatorias.

 

Además de la humectación reiterada con emulsiones a lo largo del día, la piel del diabético requiere cuidados complementarios que colaboran a prevenir la resequedad y su propensión a lesiones como:

●     mantener la limpieza de la piel constantemente

●     tomar baños cortos con agua tibia y evitando jabones perfumados que generan resequedad

●     secar con cuidado la piel especialmente en zonas de pliegues

●     y procurar consumir al menos 2 litros de agua diaria para favorecer el cuerpo hidratado

 

Seqirus, líder mundial en prevención de la gripe, anuncia el lanzamiento en Argentina de su vacuna tetravalente pediátrica para la prevención de la influenza estacional. La vacuna indicada para niños de 6 a 35 meses fue aprobada por parte de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) en el mes de agosto. La vacuna tetravalente para la gripe de Seqirus indicada para personas a partir de los cinco años ya se encuentra disponible en el país desde marzo de este año. Esta nueva indicación pediátrica llega para ampliar el vasto portfolio de vacunas contra la influenza de la compañía.

 

La vacuna tetravalente contiene antígenos de los linajes Influenza A / H1N1, Influenza A / H3N2, Influenza B / Yamagata y Influenza B / Victoria recomendados por la OMS para la temporada del hemisferio sur 2021. 

 

"La aprobación de esta nueva indicación para nuestra vacuna tetravalente en Argentina representa un hito importante y demuestra nuestro compromiso en la primera línea de la prevención de la influenza", dijo Martin Descotte, Gerente General de Seqirus Latin America.

La Organización Mundial de la Salud recomienda la vacunación contra la influenza para los niños de entre 6 meses y 5 años. "Los niños menores de 5 años, especialmente los menores de 2 años, tienen un alto riesgo de sufrir complicaciones graves relacionadas con la influenza. La vacuna contra la gripe brinda la mejor defensa contra la enfermedad y sus posibles consecuencias, y también puede reducir su  propagación  y  contagio", dijo Angela Gentile, Infectóloga Infantil, Jefa de la División de Promoción y Protección de la Salud de Ricardo Gutiérrez. Hospital de Niños, Asesora en  Vacunas de la OPS.

Seqirus es una de las compañías más grandes del mundo en lo que respecta a vacunas contra la influenza. Lanzó formalmente sus operaciones en Argentina en 2019 y en alianza con Sinergium suministra la vacuna trivalente contra la influenza, fabricada en Argentina, al Programa Nacional de Inmunizaciones. Seqirus cuenta con un portfolio innovador de vacunas contra la influenza para niños desde los seis meses de edad hasta personas mayores de 65 años, incluyendo vacunas desarrolladas en cultivo celular, en tecnología de producción a base de huevos y la utilización de su adyuvante.

 

Acerca de la influenza estacional

La influenza es una enfermedad infecciosa común y altamente contagiosa que puede causar enfermedades graves y complicaciones potencialmente mortales en muchas personas. Debido a que la transmisión a otras personas puede ocurrir un día antes de que se desarrollen los síntomas y hasta 5 a 7 días después de enfermarse, la enfermedad se puede transmitir fácilmente a otras personas. La influenza puede provocar síntomas clínicos que varían desde una enfermedad respiratoria leve a moderada hasta complicaciones graves, hospitalización y, en algunos casos, la muerte. Dado que se necesitan aproximadamente 2 semanas después de la vacuna para que se desarrollen anticuerpos en el cuerpo que protegen contra la infección por el virus de la influenza, es mejor que las personas se vacunen para ayudar a protegerlas antes de que la influenza comience a propagarse en su comunidad. 

 

La influenza es más peligrosa que el resfriado común para los niños, causa más hospitalizaciones entre los niños pequeños que cualquier otra enfermedad prevenible con vacunas. Se ha demostrado que vacunarse reduce las enfermedades causadas por la influenza, las visitas al médico, las ausencias al trabajo y a la escuela , y reduce el riesgo de hospitalización y muerte en niños relacionada con la gripe.    

La migraña es la tercera enfermedad más frecuente del mundo, y se estima que afecta al 14,7% de la población, es decir, a 1 de cada 7 personas. Los dolores de cabeza son tan intensos que pueden ser invalidantes. Según los resultados de "Más allá de la migraña, el verdadero usted", un relevamiento a 12.545 personas con migraña llevado a cabo en 16 países, incluido el nuestro, el 67% de los argentinos que tenían hijos indicaron que su condición afectó su capacidad de brindar soporte incondicional a sus hijos.

Esta investigación, que incluyó a 500 pacientes de nuestro país, fue llevada adelante por InSites Consulting a pedido del laboratorio Teva. Sus resultados acaban de darse a conocer en el país y surgen del relevamiento realizado en forma online entre noviembre y diciembre de 2019. La encuesta incluyó a 12.545 personas (73% mujeres, 27% hombres) con migraña (con episodios al menos 4 días al mes) mayores de 18 años de Australia, Rusia, Brasil, Israel, México, Bélgica, Países Bajos, Francia, Alemania, España, República Checa, Italia, Polonia, Suecia, Reino Unido y Argentina.

A nivel global, el 92% de los participantes reconoció que la migraña impacta en su calidad de vida, y una gran mayoría especificó que el impacto es significativo. En nuestro país, las cifras fueron muy similares, 88%.

Siguiendo con los resultados que arrojaron particularmente los participantes argentinos, 4 de cada 10 (42%) de los que tenían hijos indicaron que consideran que su propia migraña afecta a la felicidad general de su hijo, y 1 de cada 2 (48%) sostuvo que atenta contra la capacidad de sus hijos de tener una vida sin preocupaciones. Además, 4 de cada 10 (39%) de los participantes argentinos marcaron que la enfermedad impactó en sus relaciones familiares.

"Investigaciones de este tipo nos permiten poner sobre la mesa lo que representa vivir con esta enfermedad, que puede ser sumamente invalidante, pero que en ocasiones es minimizada y cuyo impacto real se subestima. Además, es muy bueno que haya participado nuestro país, porque así los hallazgos son un reflejo de lo que les sucede a los argentinos", sostuvo el Dr. Guillermo Maligne, Medical Associate Director de Teva.

Entre otros resultados, la mitad de los encuestados (51%) indicó que la enfermedad les afectó los planes de salir de su casa, 1 de cada 3 (36%) aseguró que impactó en su actividad sexual y para el 32% influyó en la celebración de ocasiones especiales. Asimismo, algunos incluso destacaron que afectó la decisión de tener un hijo (6%) y, en menor medida, de comprometerse/casarse (2%).

El pico de prevalencia de la migraña es entre los 25 y 55 años de edad, la franja de la vida en que habitualmente las personas forman una familia. Esto hace que pueda volverse un punto muy sensible para los pacientes con migraña, porque su enfermedad les puede representar un perjuicio en las relaciones cercanas, tal como se vio reflejado en los resultados del relevamiento.

"Es muy común que la migraña no controlada impacte en la dinámica familiar. Desde Teva, estamos comprometidos con contribuir a mejorar la calidad de vida de los pacientes con esta enfermedad", explicó el Dr. Maligne.

En esta misma línea, los argentinos expresaron que, al limitar su potencial, la migraña los hace sentir frustrados (61%), exhaustos (54%), enojados (49%), con poco valor (39%), deprimidos (38%) y tristes (37%), entre otras emociones. Además, casi 9 de cada 10 (88%) indicaron que la enfermedad afecta negativamente la calidad de vida.

La migraña es diferente de los dolores de cabeza habituales. Son dolores más intensos y vienen acompañados de otros síntomas como náuseas, sensibilidad a la luz, sonidos u olores y dificultad para concentrarse. Suele manifestarse en la pubertad y afecta principalmente al grupo de entre los 35 y los 45 años de edad. Es más frecuente en las mujeres en una relación de 3 de ellas por cada varón; representa la séptima causa específica de discapacidad.

Existen desencadenantes que favorecen la aparición de episodios, como situaciones de estrés y ansiedad, ciertos olores o perfumes, ruidos intensos y luces brillantes, alcohol y tabaco, cambios hormonales durante el ciclo menstrual, uso de pastillas anticonceptivas, ejercicios intensos, cambios en los patrones del sueño, ayuno prolongado y algunos alimentos como chocolate o quesos duros.

Tal como explicó el Dr. Maligne, "afortunadamente, existen distintas alternativas terapéuticas para tratar las migrañas, ya sea ante un episodio o en forma preventiva. La visita al especialista, quien indicará el abordaje adecuado para cada paciente, es fundamental para mejorar la condición".

Ante el amplio abanico de opciones terapéuticas, el profesional de la salud, en diálogo con el paciente, determinará la más conveniente para cada caso, considerando fundamentalmente cómo se manifiesta la enfermedad en esa persona, la frecuencia, duración, severidad de los episodios y el impacto que estos tienen en la vida del paciente.

Página 1 de 128