Hoy en Revista Dosis

Nuevos medicamentos para curar la Hepatitis C

Valora este artículo
(0 votos)

Los tratamientos modernos para la hepatitis C cambiaron radicalmente el paradigma de esta enfermedad, tanto que días atrás le valieron el Premio Nobel de Medicina a los investigadores que descubrieron el virus y sentaron las bases para el desarrollo de los antivirales de acción directa, drogas que logran curar en solo 8 a 12 semanas a más del 95% de los pacientes. La Asociación Buena Vida aprovechó para subrayar que el Estado concretó una nueva compra de estos tratamientos, que ya están entregándose, por lo que continúa con la búsqueda de nuevos pacientes y de aquellos que tengan diagnostico positivo, pero que a día de hoy no han sido curados, algo que pone en riesgo severo su salud.

"El camino hacia la cura de la hepatitis C arranca con el diagnóstico. Saber que se tiene el virus es el primer paso. A partir de allí, hoy están dadas todas las condiciones para curarse rápidamente de una enfermedad grave, potencialmente mortal. El médico tratante tiene que indicar el tratamiento curativo y el prestador de salud proveerlo. En el caso del Estado, ya se compraron más de 2000 tratamientos y está garantizado el acceso a estos", describió Rubén Cantelmi, paciente curado y presidente de la Asociación Civil Buena Vida.  

Además, "esta compra reciente que concretó el Estado incluye los más modernos medicamentos 'pangenotípicos', que significa que pueden curar cualquier genotipo o "subtipo" del virus e inclusive a casos de estadio avanzado de daño hepático o con enfermedad renal como comorbilidad. Garantizadas las condiciones de acceso al diagnóstico y al tratamiento nos obliga a reforzar que no hay tiempo que perder en esta batalla a la erradicación del virus", remarcó el Dr. Ezequiel Mauro, médico hepatólogo, Coordinador del Programa Nacional de Hepatitis Virales del Ministerio de Salud de la Nación.

Para cuando surjan obstáculos para identificar a profesionales de la salud que atienden en distintas zonas del país o en el acceso a estudios de control o a la medicación, Buena Vida brinda asesoramiento a través del 0800-220-0288 gratuito de lunes a viernes de 10 a 18.

"En ocasiones, pacientes con diagnóstico positivo de hepatitis C nos refieren que sus médicos prefieren esperar para indicar el tratamiento, porque su enfermedad no está muy avanzada, por lo que consideran que la obra social, la prepaga o el Estado le demorarán la entrega de medicación. Esto no solo no tiene sustento científico, sino que culmina en un grave error. Lo cierto es que las Guías de Diagnóstico y Tratamiento de este virus en Argentina y en el mundo establecen que todos deben tratarse, independientemente del grado de avance de la enfermedad. De hecho, cuanto antes uno se cure, menos daño presentará en el hígado y mejor salud general tendrá el paciente. Finalmente, es importante destacar que no hay ninguna reglamentación que impida el acceso al tratamiento en función de la gravedad, sino que -por el contrario- desde el Ministerio de Salud se entregan con cobertura de forma universal", agregó Cantelmi.

"No es la situación más habitual. De hecho, en Buena Vida estamos muy entusiasmados con el trabajo conjunto que venimos realizando con la Sociedad Argentina de Hepatología (SAHE), estableciendo puentes en distintas ciudades del país adonde estamos empezando a tener presencia y la sociedad médica nos va abriendo puertas para generar vínculos con los médicos del lugar y poder desarrollar juntos iniciativas de concientización, generar grupos de acompañamiento y ayudar a los pacientes en forma integral", sostuvo Mauro Fernández, Referente de la región Noroeste de la Provincia de Buenos Aires, con base en Junín, y Coordinador del Programa de Formación de Referentes de Buena Vida, que ya cuenta también con representantes regionales en Córdoba, Santa Fe, San Juan y Santiago del Estero.

 

La hepatitis C, riesgo y detección

 

El virus de la hepatitis C no duele, no te pone amarillo, no te da síntomas de ningún tipo; pasa inadvertido durante décadas hasta que se manifiesta, pero -mientras tanto- puede ir dañando lentamente y en forma irreversible al hígado, un órgano indispensable para vivir.

Todos podemos haber estado expuestos al virus sin saberlo, porque se contagiaba por contacto con sangre contaminada, sobre todo años atrás cuando no se tomaban todas las medidas de esterilización en el odontólogo o en la manipulación de instrumental quirúrgico en general, en tratamientos de belleza, en la realización de tatuajes y la colocación de piercings. También son vías de contagio las afeitadoras o inclusive los cepillos de dientes.

"Hoy hay más conciencia y mejores prácticas, por lo que consideramos que es mucho más bajo el riesgo de contagiarse. Sin embargo, nos preocupan todos los que contrajeron el virus entre los años 80 y 90 y vienen conviviendo con la infección hace algunas décadas. Llevan consigo una bomba de tiempo y la enorme mayoría no solo no lo sabe, sino que hoy tienen la gran oportunidad de curarse", reconoció Rubén Cantelmi.

"Venimos realizando un esfuerzo grande junto con los equipos de salud, las sociedades científicas, las organizaciones de pacientes y autoridades de los diferentes Sub-sistemas de Salud, cuya finalidad es darle prioridad en la agenda a la hepatitis C. Desde el descubrimiento del virus hace 30 años, y por el que recientemente fueron reconocido los descubridores del virus con el Premio Nobel de Medicina 2020, la enfermedad ha tenido su punto de inflexión en el devenir de nuevos antivirales de acción directa, los cuales logran curar a casi la totalidad de las personas en tan solo 8 ó 12 semanas, lo que disminuye el riesgo de cirrosis, carcinoma hepatocelular y muerte", agregó el Dr. Mauro.

Es entendible la preocupación general ante la pandemia de COVID-19, "pero muchas otras condiciones de salud como las enfermedades del hígado son preocupantes y las personas tienen que hacer algo al respecto. En el caso de las hepatitis virales, desde Buena Vida, y alineados con los especialistas, insistimos en que todos los mayores de 18 años y mujeres gestantes se efectúen el test de hepatitis B y C, al menos una vez en la vida: es un sencillo análisis de sangre, que se le puede exigir al médico que lo indique entre los controles de rutina, dado que es una de las recomendaciones actuales a nivel mundial y nacional.", completó Mauro Fernández

Visto 183 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.