Hoy en Revista Dosis

La dopamina influye en el asma infantil

Valora este artículo
(0 votos)

Las neuronas que producen el neurotransmisor dopamina se comunican con las células T para aumentar la inflamación alérgica en los pulmones de ratones jóvenes pero no en ratones mayores, según una investigación publicada en la revista ‘Immunity’.

Los hallazgos explican potencialmente por qué la susceptibilidad al asma es mayor en niños que en adultos. Al destacar el importante papel de las interacciones entre el sistema nervioso y el sistema inmunitario en el asma infantil, los resultados podrían conducir a nuevas estrategias para tratar la enfermedad crónica común.

“Este es el primer estudio que revela una contribución de la comunicación de las células nerviosas T relacionadas con la edad a la susceptibilidad al desarrollo de asma en niños pequeños –explica el autor principal del estudio, Xingbin Ai, investigador de Harvard en el Hospital Brigham & Women’s y el Hospital General de Massachusetts–. Dado que el asma a menudo comienza en la primera infancia, creemos que la identificación de mecanismos de enfermedad únicos para la edad temprana proporcionará nuevos objetivos terapéuticos para la intervención temprana del asma”.

El asma es una afección crónica potencialmente mortal que inflama y estrecha de forma intermitente las vías respiratorias en los pulmones, causando sibilancias, opresión en el pecho, falta de aliento y tos. Aunque el tratamiento médico y el manejo de los desencadenantes ambientales pueden ayudar a controlar los síntomas, actualmente no existe cura para la enfermedad.

    Ai y sus colegas sospecharon que el sistema nervioso, que se comunica con el sistema inmunitario para regular la inflamación, podría explicar la alta prevalencia de asma en los niños. A medida que el sistema nervioso continúa desarrollándose después del nacimiento, las neuronas pueden modular la inflamación del tejido de una manera relacionada con la edad.
En el nuevo estudio, Ai y sus colegas investigaron el papel del sistema nervioso en desarrollo en el asma que caracteriza la edad temprana.
Los investigadores descubrieron que los nervios simpáticos que inervan el pulmón del ratón producen principalmente dopamina en la vida postnatal temprana, pero otro neurotransmisor llamado noradrenalina en la vida adulta. Un patrón similar resultó evidente cuando compararon tejidos de pulmón y ganglios linfáticos de niños de hasta 13 años de edad y adultos con edades comprendidas entre 40 y 65 años.   Además, encontraron que la dopamina liberada por los nervios simpáticos que inervan el pulmón se une al receptor del neurotransmisor de dopamina en las células T CD4 + auxiliares para promover su diferenciación en células Th2 que exacerban el asma, lo que aumenta la inflamación pulmonar. Por el contrario, los nervios productores de noradrenalina en el pulmón adulto no tuvieron tal efecto.

 

Los hallazgos revelan la similitud entre ratones y humanos en términos de inervación de los nervios productores de dopamina en el pulmón temprano y la respuesta de las células T a la dopamina.

En los modelos de ratones con exposición a alérgenos, la vía dopamina-DRD4 aumentó significativamente la inflamación de las células Th2 en el tejido pulmonar de los ratones neonatales, reduciendo la sobreproducción de moco y la hiperreactividad de las vías respiratorias. Por el contrario, estos efectos no fueron evidentes o fueron mucho más débiles en ratones adultos expuestos a alérgenos.

Tomados en conjunto, estos hallazgos demuestran que la señalización de dopamina-DRD4 entre los nervios simpáticos y las células T CD4 + auxiliares en el pulmón juega un papel importante en el aumento de la inflamación alérgica en la vida temprana.

Al facilitar la inflamación, los nervios productores de dopamina pueden dotar al pulmón temprano de un mecanismo de reparación de tejidos después de la infección, lo que puede ser ventajoso cuando el pulmón es inmaduro y vulnerable a los patógenos.

“Nuestros hallazgos proporcionan evidencia de la participación de la comunicación entre los nervios y las células inmunes en la susceptibilidad al asma en la vida temprana –señala Ai–. Es importante enfatizar que simplemente bloquear genéricamente la comunicación de las células nerviosas-inmunes no es una buena solución, ya que los nervios juegan un papel importante en la regulación de las funciones de las vías respiratorias, como la respiración. Tendremos que identificar vías más específicas a lo largo del nervio eje de células inmunes para la orientación terapéutica”.

Con este objetivo, los investigadores se propusieron identificar objetivos farmacológicos para interrumpir la comunicación de las células nerviosas T que falla en la exposición a alérgenos. También evaluarán si esta comunicación relacionada con la edad afecta la progresión del asma desde la infancia hasta la edad adulta y, de ser así, cómo se puede prevenir la progresión de la enfermedad.

Otra vía de investigación futura será estudiar cómo la exposición a alérgenos y la infección viral pueden afectar el desarrollo de los nervios en los pulmones, lo que desencadena el asma en los niños.

“Esperamos que nuestros hallazgos puedan usarse para facilitar el descubrimiento de biomarcadores específicos para la identificación del asma alérgica en niños y para predecir la gravedad y la progresión de la enfermedad –señala Ai–. Además, centrarse en la comunicación entre los nervios simpáticos y las células T CD4 + a través de la vía dopamina-DRD4 puede ser una estrategia para combatir la creciente prevalencia de asma alérgica en los niños”.

Fuente: Europa Press

 
Visto 109 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.