Hoy en Revista Dosis

Mostrando artículos por etiqueta: test

Jueves, 04 Noviembre 2021 14:33

Anmat aprobó dos nuevos test para Covid-19

La UNSAM y la empresa nanobiotecnológica CHEMTEST siguen mostrando de modo ejemplar lo potentes que pueden resultar las articulaciones público-privadas. En esta ocasión la sinergia universidad-empresa permitió el desarrollo de dos nuevos productos que la semana pasada obtuvieron la aprobación de la ANMAT.

El producto más novedoso es un kit para la medición cuantitativa de anticuerpos para COVID19 en base al primer estándar internacional elaborado por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Se llama Chemlis COVID-19 Quanti IgG y es el primero de su tipo en Argentina. No sólo informa si una persona tiene anticuerpos: también dilucida si los tiene en cantidad suficiente para estar protegida. En este sentido es ideal para esta etapa de la pandemia, ya que a partir de parámetros internacionales permite decidir si es necesario administrar dosis de refuerzo de las vacunas contra COVID19.

El otro producto es la versión 2.0 del test molecular para COVID19 aprobado en junio de 2020, ELA Chemstrip. La versión mejorada es más fácil y rápida de usar y tiene menor costo. Con estas incorporaciones, ya son cuatro los productos de la línea diagnóstica dedicada a COVID19. El segundo fue el test rápido de anticuerpos CHEMSTRIP COVID19 IgM / IgG Cardtest.

Investigadores de CHEMTEST y del IIB de la UNSAM

El equipo de investigación y desarrollo (I+D) detrás de estos dos nuevos productos estuvo compuesto por 12 científicxs, distribuidos en dos grupos: el del Instituto de Investigaciones Biotecnológicos (IIB) y el de CHEMTEST. Los líderes y articuladores de los dos grupos fueron los investigadores del IIB y directores de CHEMTEST Diego Comerci, Juan Ugalde y Andrés Ciocchini. Por parte del IIB participaron lxs investigadorxs Cecilia Czibener, Diego Rey Serantes, Soledad Guidolin y Julieta Roldán.

Es muy motivador trabajar en equipo para ofrecer una solución a la sociedad. La investigación científica en ciencia básica tiende a ser más individual y entre las satisfacciones más grandes está la de publicar un artículo en revistas como Science. Con la pandemia y el redireccionamiento de mi trabajo descubrí que estos desarrollos ofrecen otro tipo de motivación y satisfacciones: desde trabajar en equipo y sentir que lo que una hace forma parte de una rueda, a la satisfacción de ver el producto final, contó la investigadora del CONICET en el IIB, Cecilia Czibener.

Por Chemtest participaron Luciano Melli, Stella Maris Landivar, Agustina Carreño, Aldana Arias y Tamara Laube. Melli, Landivar y Carreño son egresados de la Licenciatura en Biotecnología de la UNSAM y Melli y Landivar hicieron además el Doctorado en Biología Molecular y Biotecnología, también en la UNSAM. La tesis doctoral de Melli fue elegida como la mejor del campo en 2017-2018 y la de Landivar está próxima a ser defendida.

En este proyecto participamos diferentes generaciones de doctores y doctoras en Biotecnología y Biología Molecular de la UNSAM: Juan, Diego, Andrés y Cecilia son de la primera generación, yo sería de la segunda y Stella Maris de la tercera. Compartimos el mismo proyecto de desarrollar biotecnología en Argentina, para atender las necesidades del país, aseguró Luciano Melli, quien se desempeña como investigador del CONICET en CHEMTEST y coordinó junto con Stella Maris Landivar el equipo de trabajo al que también aportaron Carreño, Aria y Laube.

Me sumé a CHEMTEST desde el principio, cuando era una start up incipiente y recorrimos los momentos más duros. Ver a la empresa consolidada y floreciendo es un sueño cumplido, compartió Melli.

Chemlis COVID-19 Quanti IgG

Es un test de laboratorio (se hace con placas Elisa de 96 pocillos) para la detección cualitativa y cuantitativa de anticuerpos anti-SARS-CoV2, a partir de una muestra de sangre (en la reacción se usa suero o plasma obtenido con EDTA, heparina o citrato de sodio).

Detecta todos los anticuerpos dirigidos contra la proteína Spike, con un 100% de sensibilidad y especificidad diagnóstica. Como además fue especialmente diseñado para la determinación en Unidades Internacionales/ml (UI/ml) utilizando como referencia el Primer Estándar Internacional WHO para la inmunoglobulina humana anti-SARS-CoV2 (Código NIBSC: 20/136), es ideal para hacer seguimiento y evaluación de la respuesta inmunológica post vacunación y post COVID19.

Es una herramienta central para determinar quién y cuándo necesita una tercera dosis de refuerzo, porque cuando caen los anticuerpos hay que volverlos a subir con un shot más de vacuna, explicó Diego Comerci, director de CHEMTEST.

Durante el desarrollo del producto se evaluó su desempeño diagnóstico en una población de vacunados con dos dosis de Sputnik V, con y sin infección previa. Como se muestra en la figura de más abajo, las muestras obtenidas de individuos vacunados con infección previa arrojaron valores de reactividad en promedio muy superiores a los obtenidos con las muestras de individuos solo vacunados. Este tipo de información es útil por ejemplo determinar que quienes no estuvieron infectados tengan prioridad para dosis de refuerzo respecto de quienes superaron la infección por COVID19.

ELA Chemstrip 2.0

El kit ELA Chemstrip fue desarrollado por las empresas biotecnológicas CHEMTEST y PB-L en conjunto con la UNSAM y la UNQ. Es un test de diagnóstico molecular (PCR) por amplificación isotérmica, que desde su presentación en junio de 2020 se utilizó en más de 600 mil determinaciones en todo el país. La semana pasada la ANMAT aprobó la versión 2.0 de ese kit, que trae mejoras que lo hacen más fácil, rápido y económico de utilizar. A diferencia de la versión original, la 2.0 trae una solución para inactivar el virus presente en las muestras: hay que poner unas gotitas en el tubo con el hisopo y agitar. Cinco minutos después esa muestra se puede manipular sin peligro de contagio. “El protocolo indica que si no se inactiva la muestra, el testeo tiene que realizarse dentro de una campana de extracción, que es costosa y requiere habilitaciones. Eso va en contra del sentido con el que hacemos nuestros kits, que es permitir la descentralización de los testeos y su ejecución en lugares con poca infraestructura”, explicó Juan Ugalde, director de CHEMTEST y decano del Instituto de Investigaciones Biotecnológicas de la UNSAM.

Otra ventaja de la versión 2.0 es que utiliza una sola tira reactiva, en lugar de dos. “El Kit ELA Chemstrip ofrece resultados tan confiables como una PCR, con menos equipamiento. Con estos cambios se requiere todavía menos equipamiento: lo más complejo es un equipo (termobloque) para calentar las muestras a temperatura constante para multiplicar la presencia del virus y hacer más fácil su detección”, explicó Ugalde.

Publicado en Noticias

El frotis nasofaríngeo para prueba de coronavirus es un procedimiento que consiste en introducir un largo hisopo por la nariz para recoger una muestra de la parte posterior de la nariz y la garganta, que luego se analiza para detectar el ARN del SARS-CoV-2 mediante PCR. Ahora, los investigadores que informan han desarrollado un prototipo de dispositivo que detecta de forma no invasiva el COVID-19 en el aliento exhalado de los pacientes infectados.

 

Además de ser incómodo, el estándar actual para las pruebas de COVID-19 requiere PCR, un procedimiento de laboratorio que requiere mucho tiempo. Debido a los retrasos, la obtención de un resultado puede llevar varios días. Para reducir las tasas de transmisión y mortalidad, los sistemas de salud necesitan pruebas rápidas, baratas y fáciles de usar.

 
 Por ello, los investigadores de este estudio, publicado en la revista «ACS Nano», querían desarrollar un sensor basado en nanomateriales que pudiera detectar la COVID-19 en el aliento exhalado, similar a una prueba de alcoholemia. Estudios anteriores han demostrado que los virus y las células que infectan emiten compuestos orgánicos volátiles (COV) que pueden ser exhalados en el aliento.

Los investigadores crearon un conjunto de nanopartículas de oro vinculadas a moléculas que son sensibles a varios COV. Cuando los COV interactúan con las moléculas de una nanopartícula, la resistencia eléctrica cambia. Los investigadores entrenaron el sensor para detectar COVID-19 mediante el uso de «machine learning» para comparar el patrón de señales de resistencia eléctrica obtenidas de la respiración de 49 pacientes con COVID-19 confirmados con los de 58 controles sanos y 33 pacientes con infección pulmonar sin COVID en Wuhan.

Cada participante del estudio sopló en el dispositivo durante 2-3 segundos desde una distancia de 1-2 cm. Una vez que la máquina de aprendizaje identificó una posible firma de COVID-19, el equipo probó la precisión del dispositivo en un subconjunto de participantes. En el conjunto de pruebas, el dispositivo mostró una precisión del 76 por ciento en la distinción de los casos de COVID-19 de los controles y un 95 por ciento de precisión en la discriminación de los casos de COVID-19 de las infecciones pulmonares.

El sensor también pudo distinguir, con una precisión del 88 por ciento, entre pacientes enfermos y recuperados de COVID-19. Aunque la prueba necesita ser validada en más pacientes, podría ser útil para examinar grandes poblaciones para determinar qué individuos necesitan más pruebas, dicen los investigadores.

Publicado en Noticias
Miércoles, 24 Junio 2020 17:46

Nuevo test para detectar cáncer de próstata

Científicos rusos de la Universidad de Pern desarrollaron un sistema para diagnosticar cáncer de próstata con la utilización de nanopartículas de carbono, similar a la prueba de embarazo, se informó hoy.

 

"El nuevo análisis tiene parecido con la prueba de embarazo, la tira absorbente se coloca, por ejemplo, en el plasma de sangre, si da positivo aparecen dos puntos o dos rayas pintadas, y si es negativo, solo un punto o una raya"

 

El análisis permite detectar un antígeno específico, cuyo contenido elevado en la sangre del paciente indica que puede desarrollar un tumor maligno en la próstata.

Científicos de la Universidad de Perm y del Instituto de Ecología y Genética de Microorganismos de la Sucursal de los Urales de la Academia de Ciencias de Rusia montan experimentos con el fin de automatizar algunas etapas de la fabricación de estas tiras y mejorar la precisión de los resultados.

"El método está basado en el uso de aptámeros o ácidos nucleicos de cadena sencilla, que son análogos más baratos que los anticuerpos monoclonales, elementos de detección tradicionales", explicó la autora de este proyecto, María Kropaniova, egresada de Perm.

El desarrollo del nuevo sistema de diagnóstico del cáncer de próstata empezó en 2017, tras ganar Kropaniova un concurso.

 

El cáncer de próstata es uno de los más comunes en hombres en el todo el mundo, con alrededor de 1,2 millones de nuevos casos al año, de acuerdo a la Asociación Española contra el Cáncer.

 

Sus causas son desconocidas, aunque sí que existen factores de riesgo que pueden incrementar las probabilidades de desarrollar la enfermedad, como una mala dieta.

Dichas probabilidades suben con el envejecimiento, ya que la mayoría de casos se producen en hombres mayores de 50 años, según el sistema británico de sanidad pública.

El cáncer de próstata también es más común en afrocaribeños o descendientes de africanos y menos común en los asiáticos.

 

Fuente: Agencia de noticias Télam

 

Publicado en Noticias

Un equipo de científicos argentinos trabaja contrarreloj para desarrollar un método simple y económico de PCR (reacción en cadena de polimerasa) que permita detectar la presencia del coronavirus SARS-CoV-2 a partir de hisopados de pacientes.

Para lograr ese objetivo, los científicos de la UBA, de la UNSAM y del CONICET están modificando los protocolos de la compleja técnica convencional de referencia hoy en uso, PCR en tiempo real o RT-qPCR, que permite amplificar y detectar material genético del virus con fines de diagnóstico.

“Nos proponemos lograr una simplificación en la preparación del ARN (material genético) del virus, evitando la necesidad de columnas comerciales para su purificación”, indicó Alberto Kornblihtt, director del proyecto e investigador del Instituto de Fisiología, Biología Molecular y Neurociencias (IFIBYNE), que depende de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA y del CONICET.

Kornblihtt e integrantes de su equipo y de otros laboratorios del IFIBYNE, como Anabella Srebrow, Ezequiel Petrillo, Manuel Muñoz, Manuel de la Mata, Ignacio Schor y Valeria Buggiano, también apuntan a reemplazar ciertos reactivos caros por otros más estándares.

“En ambos casos será necesario comprobar la sensibilidad y la especificidad de las nuevas técnicas introducidas. No es cuestión de abaratar para empeorar la calidad del ensayo”, afirmó Kornblihtt, quien añadió que las pruebas deberán ser realizadas en laboratorios de análisis clínicos o de investigación.

Los test de PCR se complementan con los serológicos que miden anticuerpos contra la proteína “spike” del SARS-CoV-2, algunos llamados “rápidos” y otros más precisos como el desarrollado días atrás por científicos de la Fundación Instituto Leloir, de la UNSAM y del CONICET, y que son muy útiles para tener un panorama epidemiológico de la enfermedad o incluso identificar potenciales donantes de plasma.

El proyecto fue seleccionado luego de presentarse a una convocatoria de la Agencia de Promoción de la Investigación, el Desarrollo Tecnológico y la Innovación en el marco de la Unidad COVID-19, un dispositivo de coordinación impulsado por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación. Y resulta una oportunidad para revalorizar el rol de la llamada ciencia básica o sin aplicaciones inmediatas.

“Así como a nivel político y económico esta pandemia destruirá el mito de que el mercado soluciona todos los problemas con la libre competencia, también se caerá el mito de que no vale la pena fomentar la ciencia básica en nuestro país porque no sirve para nada”, afirmó Kornblihtt. La investigación básica “genera personas entrenadas para pensar y para resolver problemas que van cambiando con la coyuntura”, añadió.

Aunque no son virólogos o inmunólogos, los integrantes del proyecto son investigadores jóvenes con amplia experiencia en la biología del ARN y, sobre todo, en los detalles experimentales de su preparación y de la PCR en tiempo real que vienen usando desde hace años en sus investigaciones básicas, destacó Kornblihtt. “Son gente que está acostumbrada a modificar ingredientes y concentraciones de los kits. Por eso, pensamos que podemos aportar técnicamente”, puntualizó el investigador.

El diagnóstico se basa en aislar el genoma viral, constituido de ARN. Luego, se hace una reacción de retrotranscripción, que es pasar ese ARN a ADN. Tras lo cual, se procede a realizar la PCR, que genera muchas copias de ese ADN, de manera de hacerlo detectable. Es una de las formas más utilizadas por su sensibilidad y porque ofrece datos muy robustos acerca de si alguien tiene o no la enfermedad”, precisa Ezequiel Petrillo, investigador del IFIBYNE y director de uno de los seis grupos que llevarán adelante esta iniciativa.

La propuesta busca diagnosticar, de manera más económica que la usada en la actualidad, la presencia del virus en las muestras.

“Básicamente, nosotros proyectamos no usar kits importados, que es lo caro, y que cada vez serán más difíciles de conseguir a medida que la pandemia avance. Nuestra materia prima serían directamente los reactivos necesarios. Y, en lo posible, trataremos de emplear productos de la Argentina, para no depender de elaboraciones de afuera. Es como si habláramos de una sopa instantánea o una hecha en casa a partir de los ingredientes individuales”, compara Petrillo.

Si las investigaciones avanzan según lo planeado, calculan que en un plazo de dos a cuatro meses ya deberían empezar a realizar diagnósticos y comparar sus resultados con los análisis que se llevan adelante en el Instituto Malbrán, a partir de compartir las muestras de los mismos pacientes. “Comenzamos una colaboración con el Instituto de Investigaciones Biomédicas en Retrovirus y SIDA (INBIRS). Ellos ya están haciendo diagnóstico. Entonces, ellos hacen su protocolo estándar, y nosotros, el nuestro, sobre la misma muestra, para verificar si funciona igual. Sería -puntualiza Petrillo- una validación de nuestro protocolo de trabajo”.

De la iniciativa también participan investigadores del Instituto de Investigaciones Biomédicas en Retrovirus y SIDA (INBIRS), que depende de UBA y CONICET, y de las facultades de Medicina y de Farmacia y Bioquímica de la UBA.

Publicado en Noticias

Un equipo internacional de investigadores ha desarrollado una prueba de sangre no invasiva que podría permitir la detección temprana de ocho tipos comunes de cáncer, según publica un artículo de la revista Science.

La descripción de esta prueba, basada en un análisis combinado de ADN y proteínas, es el resultado del trabajo de un equipo liderado por Joshua Cohen, del Centro Ludwig de Investigación del Cáncer, en la Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins, Baltimore (EE.UU.).

El diagnóstico del cáncer antes de que se produzca metástasises una de las claves para reducir las muertes por estas enfermedades en el futuro, asegura Science.

Este nuevo método de diagnóstico está en principio diseñado para tratar de detectar el cáncer de ovario, hígado, estómago, páncreas, esófago, colorrectal, pulmón y mama.

En concreto, CancerSEEK, como se ha denominado a esta prueba, analiza mutaciones en 16 genes que están vinculadas a distintos tumores, así como 10 biomarcadores de proteínas circulantes en sangre.

Los investigadores estudiaron un total de 1.005 pacientes que habían sido diagnosticados con ocho tipos comunes de cáncer pre-metastásico -estos fueron diagnosticados en base a los síntomas de la enfermedad-.

En el trabajo también se incluyó el estudio a 850 individuos sanos.

Así, los científicos lograron que este test detectara cáncer con una sensibilidad de entre 69 y 98 por ciento -dependiendo del tipo de tumor- en estos más de mil pacientes.

Además, constataron que la probabilidad de que una persona sana reciba un resultado falso positivo “es muy baja”.

Para los responsables de este trabajo, el objetivo final de CancerSEEK es detectar el cáncer aún antes de que la enfermedad sea sintomática.

Los científicos estiman que el costo de este examen de sangre único podría ser inferior a los 500 dólares (408 euros), lo que supone una cuantía comparable o menor que algunas de las pruebas de revisión actuales, como la colonoscopia para el cáncer de colon.

Fuente: EFE

Publicado en Noticias