Hoy en Revista Dosis

La Directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Carissa Etienne, instó hoy a los países de la región de las Américas a estar preparados para detectar tempranamente, aislar y cuidar a pacientes infectados con el nuevo coronavirus, ante la posibilidad de recibir viajeros provenientes de países donde hay transmisión del virus.

“Los servicios de salud tienen que estar preparados porque muy probablemente serán ellos el punto de entrada donde se detectarán casos del nuevo coronavirus, como ya ha sucedido con epidemias anteriores”, afirmó Etienne. “La OPS está lista para apoyarlos porque detectar tempranamente los casos puede prevenir la propagación de la enfermedad”, sostuvo durante una sesión informativa para los embajadores ante la Organización de los Estados Americanos en Washington.

Según el reporte de situación de la OMS emitido el 24 de enero, en el mundo se notificaron 846 casos confirmados de infección por 2019-nCoV, 830 en China. De ellos, 177 casos fueron severos y 25 fallecieron. De los casos confirmados, el 80% eran personas mayores de 40 años y el 64%, hombres.

Otros casos se reportaron en Tailandia (4), Japón (2); Hong Kong (2), la República de Corea (2), Macao (2) y Singapur (1). En las Américas, los Estados Unidos confirmaron 2 casos de viajeros provenientes de China, y otros países descartaron o están investigando posibles casos.

En Wuhan, China, los trabajadores de salud fueron uno de los grupos afectados, algo que ha puesto bajo presión a los servicios de salud. Por esta razón, Etienne subrayó la importancia de informar y entrenar al personal de salud de la región y promover entre ellos el uso del equipo de prevención de infecciones para protegerlos de cualquier enfermedad.

La Directora de la OPS mencionó que la organización ha activado su sistema de manejo de incidentes, y que desde inicios de enero ha compartido información con los ministerios de Salud a través de los canales del Reglamento Sanitario Internacional, y a través de sus representantes en los países.

También manifestó que continuará actualizando la información sobre lo que los países pueden hacer para responder en forma efectiva a este nuevo virus acerca del que todavía hay mucha incertidumbre.

El 22 y 23 de enero de 2020, el Director General de la OMS, doctor Tedros Adhanom Ghebreyesus, convocó al Comité de Emergencia para asesorarlo sobre si el brote en China constituye una emergencia de salud pública de interés internacional (PHEIC). El Director de la OMS decidió no declarar una emergencia de salud pública en este momento. Sin embargo, afirmó que es una emergencia en China, y que el brote representa un alto riesgo a nivel regional y mundial.

“El hecho de que la OMS no haya declarado una emergencia no significa que no estemos ante un desafío grande en salud pública”, consideró el Subdirector de la OPS, doctor Jarbas Barbosa. “Con la globalización y los viajes internacionales no es inesperado que los países de la región puedan recibir personas con el virus”, dijo, pero aclaró que “tener un caso importando no es lo mismo que tener transmisión local o sostenida en un país”.

El Director del Departamento de Emergencias de la OPS, doctor Ciro Ugarte, destacó que la vigilancia epidemiológica para la detección temprana de casos, así como el manejo de pacientes con el equipo de protección adecuado pueden limitar la transmisión de persona a persona, reducir la posibilidad de que se produzcan casos secundarios y evitar una propagación de la enfermedad.

“La naturaleza del 2019-nCoV es muy similar a la gripe, y los síntomas son similares a los del SARS (síndrome respiratorio agudo grave): fiebre, tos, dificultad para respirar y neumonía”, indicó Ugarte. Agregó que aún se desconoce el tratamiento para el nuevo coronavirus y que no hay disponible una vacuna.

 

Fuente: Consenso salud

Publicado en Noticias

El Ministerio de Salud de la Nación informó que realiza un seguimiento de la información epidemiológica brindada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y por los países afectados por la aparición del nuevo coronavirus denominado 2019-nCoV que afectó a casi 450 personas y causó la muerte de nueve pacientes.

Según un comunicado emitido por la cartera que dirige Ginés González García, las autoridades sanitarias instaron a los equipos de salud a “fortalecer la vigilancia y las recomendaciones a viajeros para prevenir posibles casos”.

 

Desde el 31 de diciembre de 2019 y hasta el 22 de enero de 2020, se notificaron 448 casos de infección por coronavirus 2019-nCoV confirmados por laboratorio, incluidos las nueve muertes. 

 

De los casos reportados, 441 eran de China: provincia de Hubei (375), Guangdong (26), Beijing (10), Shanghai (9), Chongqing (5), Zhejiang (5), Jiangxi (2), Tianjin (2), Sichuan (2), Hunan (1), Shandong (1), Yunnan (1), también en Taiwán (1) y Macao (1). Fuera de China, se notificaron siete casos de: Tailandia (4), Japón (1), Corea del Sur (1) y los Estados Unidos (1).

Estos datos a priori marcan una letalidad menor a la esperada para el síndrome respiratorio agudo severo (SARS) y el coronavirus causante del síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS-CoV), ambas producidas por otros coronavirus previamente identificados. No existe tratamiento antiviral específico.

“A la fecha, la OMS continúa la investigación sobre el nuevo patógeno y el espectro de manifestaciones que pueda causar, la fuente de infección, el modo de transmisión, el periodo de incubación, la gravedad de la enfermedad y las medidas específicas de control”, señaló el comunicado, según el que “la evidencia actual sugiere que la transmisión de persona a persona es limitada, lo cual sería consistente con lo que se conoce sobre otros patógenos similares”.

En particular, la transmisión de persona a persona, incluido en el entorno nosocomial, fue documentada para otros coronavirus emergentes, como el SARS y el coronavirus causante del MERSCoV. Por ende, las medidas de control tomadas para SARS y MERS pueden guiar interinamente la respuesta contra este nuevo patógeno.

Si bien este es un evento internacional relevante, según la información actual, el riesgo inmediato para la población argentina se considera bajo.

En ese sentido, el ministro González García dijo en declaraciones a radio La Red que “hasta ahora la Argentina no tiene ninguna posibilidad de tener un caso, salvo que trate de un caso importado”. “Siempre que aparece un tipo de virus respiratorio grave -aunque aparentemente la letalidad de este virus no es tan grande como fue la del SARS- se lanzan medidas de prevención”, sostuvo el titular de la cartera sanitaria, quien destacó: “El tema está en estudio, hay una alerta de la OMS y nosotros hemos desplegado una propia pero en realidad no tenemos ningún caso sospechoso aunque estamos en máximo control ante la aparición de cualquier caso”.

 

Por estos motivos, las siguientes recomendaciones son de carácter provisorias y dinámicas:

Viajeros internacionales:

Al momento, la OPS /OMS, no recomienda ninguna evaluación específica para este evento de los pasajeros en los puntos de entrada, ni restricciones sobre viajes o el comercio, sin embargo se recomienda:

Promover entre los viajeros la búsqueda de atención médica en el caso que presenten sintomatología compatible con cuadro respiratorio agudo antes, durante, o después de un viaje internacional, especialmente si estuvieron en los países afectados.

Promover, entre los viajeros que arriban y salen del país, las buenas prácticas y la conducta para reducir el riesgo general de infecciones respiratorias agudas durante los viajes, tal como toser en el pliegue del codo y la higiene de manos frecuente como acciones fundamentales.

Estas medidas son especialmente importantes en el marco de la celebración del año nuevo chino (día 25/02/20) por lo que se recomienda reforzar las medidas de prevención mencionadas.

Prevención y control de infecciones en ambientes hospitalarios:

Aplicación de precauciones para todos los casos:

  •  higiene de manos.
  • uso de equipos de protección personal según evaluación de riesgo.
  • toser en el pliegue del codo.
  • descarte seguro de materiales cortopunzantes.
 
  • manejo adecuado del ambiente y de los residuos patológicos hospitalarios.
  • esterilización y desinfección de dispositivos médicos y hospitalarios.
  • implementación de medidas estrictas de control de infecciones y de contacto.
  • definición de áreas de espera específicas para los pacientes sintomáticos y ventilación ambiental frecuente y adecuada dentro de los establecimientos de salud
  • limpieza del entorno hospitalario
  • separación de al menos 1 metro de distancia entre los pacientes

 

 

 

 

Publicado en Noticias