Hoy en Revista Dosis

Mostrando artículos por etiqueta: células del oído

El COVID-19 puede infectar el oído interno y potencialmente desencadenar una serie de problemas auditivos, sugiere un nuevo estudio pequeño publicado en la revista Communications Medicine.

Investigadores del Massachusetts Institute of Technology (MIT) Massachusetts Eye and Ear analizaron 10 pacientes con coronavirus que reportaron una serie de síntomas relacionados con el oído y descubrieron que el virus puede infectar las células del oído interno, específicamente las células ciliadas, lo que puede provocar problemas de audición y equilibrio.

El equipo asegura que los hallazgos explican por qué algunos pacientes con COVID-19 han informado pérdida de audición, tinnitus (zumbidos), mareos y dificultades con el equilibrio.

Los coautores principales, la doctora Konstantina Stantovic y la doctora Lee Gherke, habían estado estudiando por qué virus como las paperas y la hepatitis afectan la audición antes de que ocurriera la pandemia. En marzo de 2020, después de que comenzaron a ver que los pacientes con coronavirus informaban sordera, mareos o tinnitus, decidieron centrarse en el SARS-CoV-2.

Para el estudio, el equipo utilizó nuevos modelos celulares de células del oído interno humano y difícil de obtener del oído interno humano. Mientras que otros estudios se han visto obstaculizados por la falta de tejido del oído interno, afirman.

“Tener los modelos es el primer paso, y este trabajo abre un camino ahora para trabajar no solo con el SARS-CoV-2, sino también con otros virus que afectan la audición”, sostuvo Gehrke, profesor del Instituto de Ingeniería y Ciencia Médica del MIT, en una declaración.

Los investigadores tomaron células madre humanas y las transformaron en células madre “pluripotentes”, que pueden adoptar muchas formas diferentes en el cuerpo. Luego, transformaron las células madre en diferentes tipos de células del oído interno, incluidas las células ciliadas, las células de soporte, las fibras nerviosas y las células de Schwann, que podrían cultivarse en una capa 2D o en organoides 3D.

Más adelante, se tomaron células de los 10 pacientes de COVID-19 que se sometieron a cirugía por una afección que causa ataques de vértigo o un tumor que causa una pérdida auditiva severa y mareos. 

Tanto en los modelos como en las muestras de oído humano, el equipo encontró que las células ciliadas y las células de Schwann tenían proteínas que el coronavirus necesita tener para ingresar e infectar las células.

Esto es especialmente importante porque las células ciliadas ayudan a las personas a mantener el equilibrio y comprender el movimiento de la cabeza. Sin embargo, el virus no pudo ingresar a los otros tipos de células que estudiaron.

Otra teoría es que se escapa por la nariz a través de pequeñas aberturas que rodean los nervios olfatorios e infecta los nervios craneales, incluido el que conecta con el oído interno.

Los investigadores no conocen el porcentaje de pacientes con el virus que informan tener dificultades auditivas, un problema que se agrava por la falta de pruebas al comienzo de la pandemia.

“Inicialmente, esto se debió a que las pruebas de rutina no estaban disponibles para los pacientes a los que se les diagnosticó COVID-19, y también, cuando los pacientes tenían más complicaciones potencialmente mortales, no prestaban mucha atención a si su audición estaba reducida o si tenían tinnitus”, sostuvo Stankovic.

Y concluyó: “Todavía no sabemos cuál es la incidencia, pero nuestros hallazgos realmente exigen una mayor atención a los síntomas audiovestibulares en personas con exposición al COVID-19”.

Publicado en COVID-19