Hoy en Revista Dosis

Hallan un compuesto que evita la reacción de las bacterias ante los antibióticos

Valora este artículo
(0 votos)

Novena causa de muerte a nivel mundial y primera en el ránking de las infecciosas, la tuberculosis enfermó a diez millones de personas en todo el planeta, causando la muerte de 1,6 millones a lo largo del año 2017. Aunque terminar con esta enfermedad para el 2030 es una de las metas incluidas en los Objetivos de Desarrollo Sostenible, lo cierto es que hay un enemigo poderoso: la multirresistencia a los antibióticos.

Investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Washington (Estados Unidos) y de la Universidad de Umea (Suecia) hallaron un compuesto que previene e incluso revierte la resistencia a la isoniazida, uno de los antibiótico más utilizados. El estudio, publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences, se realizó en bacterias cultivadas en laboratorio, y de confirmarse los resultados positivos, se transforma en el primer paso antes de pasar a investigaciones en animales y en seres humanos.

El uso del compuesto junto con la isoniacida podría restaurar la efectividad del antibiótico en personas con tuberculosis resistente a los medicamentos.

El compuesto también puede reforzar el poder del antibiótico para matar las bacterias de la tuberculosis, incluso aquellas sensibles a las drogas, lo que significa que los médicos podrían comenzar a pensar en reducir el prolongado régimen de tratamiento de seis meses que hay actualmente.

“Es muy difícil para las personas cumplir con un tratamiento tan largo –argumenta Christina Stallings, coautora del estudio-. Son cuatro medicamentos y todos tienen efectos secundarios. Cuanto más tiempo dura la toma de los antibióticos, más problemas se registran con el cumplimiento del paciente, y eso puede conducir a empeorar la resistencia al fármaco. Todo lleva al fracaso del tratamiento. Lo que logramos hallar es un compuesto que sensibiliza las bacterias a un antibiótico, evita que surja la resistencia a los fármacos e incluso la invierte, al menos en el laboratorio.”.

La enfermedad es causada por la bacteria Mycobacterium tuberculosis. En lugar de buscar nuevos antibióticos, Stallings y sus colaboradores decidieron probar compuestos que eviten que la bacteria se fortalezca, una vez dentro del organismo. Cuando se colocan en un ambiente de bajo oxígeno para imitar las condiciones estresantes que las bacterias de la tuberculosis encuentran dentro del cuerpo, las bacterias se unen y forman una película delgada llamada biofilm que es resistente no solo a las condiciones de bajo oxígeno sino también a los antibióticos y otros factores estresantes.

Los investigadores analizaron 91 compuestos que comparten una estructura química central que inhibe las biopelículas en otras especies bacterianas, y hallaron un compuesto, el C10, que aunque no mató a las bacterias de la tuberculosis, les impidió formar un biofilm. Otras pruebas mostraron que el bloqueo de la formación de biopelículas con C10 hizo que las bacterias fueran más fáciles de matar con antibióticos e incluso frenó el desarrollo de resistencia a los antibióticos.

El testeo se realizó sobre bacterias desarrolladas en el laboratorio. Ahora, los científicos están viendo si el compuesto es seguro y cómo será procesado por el organismo humano.

Fuente: Revista Noticias / COFA

Visto 261 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.