Hoy en Revista Dosis

Hidrocefalia normotensiva: qué es la enfermedad que tendría Bilardo

Valora este artículo
(0 votos)

El ex DT de la Selección argentina de fútbol, Carlos Bilardo, está internado en el Fleni desde el jueves pasado por una “dilatación ventricular en su cerebro”, informó el sanatorio en un parte médico.

El documento, que lleva la firma del jefe del Departamento de Neurología, Martín Nogués, explica que Bilardo presenta síntomas sugestivos de “síndrome de Hakim-Adams”, también conocido como hidrocefalia normotensiva. Se trata de una enfermedad neurodegenerativa cuyos síntomas son demencia, enuresis y dificultades para caminar, este último suele ser el primer síntoma que aparece. Afecta más frecuentemente a hombres y a partir de los 60 años.

“El líquido cefalorraquídeo –que protege al cerebro y la médula espinal- se produce dentro de unas cavidades cerebrales y circula en ellas y bombea por medio del latido cerebral”, explica Juan Manuel Baldovino, neurocirujano del Grupo Medihome. “Al haber una atrofia en el cerebro –continúa-, ese impulso cae y cae la fuerza de contracción, por lo que con cada latido va circulando un poco menos de líquido y se empieza a acumular”.

De allí se produce la dilatación ventricular y un edema que afecta distintas áreas del cerebro. “La base del lóbulo frontal donde está la zona de micción, donde se inicia la función neurológica de orinar, lo que produce la enuresis”, señala el especialista. El edema también puede generar impacto en las caras laterales del sistema ventricular “donde está la vía por la que pasan los movimientos de los miembros inferiores, lo que produce el trastorno en la marcha”, agrega. A su vez, la demencia se explica porque la acumulación de líquido cefalorraquídeo en el cerebro produce una situación tóxica.

"Se evaluará la necesidad o no de hacer un tratamiento específico (colocación de una válvula de derivación ventricular) en los próximos días", apunta el informe del centro médico situado en el barrio porteño de Núñez.

En cuanto a su estado clínico general, Bilardo "evoluciona con parámetros cardiovasculares normales, se encuentra en habitación común, lúcido y afebril; habiendo presentado una mejoría significativa respecto del ingreso".

El procedimiento, explica Baldovino, consiste en colocar una pequeña válvula por detrás de la oreja y de allí se conecta otro catéter que se pasa debajo de la piel y llega hasta el abdomen y termina en la cavidad abdominal. “Entonces el líquido sale del ventrículo, pasa por la válvula que indica cuánta cantidad de líquido va a salir, la manda al abdomen, el peritoneo se encarga de reabsorber el líquido y con eso disminuye la cantidad de líquido en el cerebro. A partir de ese procedimiento se ve una mejoría muy importante en algunos pacientes”, señala el especialista.

Con ayuda de rehabilitación, los pacientes pueden mejorar los síntomas y en muchos casos pueden retomar sus actividades habituales, incluso trabajar.

Visto 108 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.